@deportesavila / Iván Sánchez Moreno, de 18 años y procedente de Madrid, es uno de los nuevos jugadores del primer equipo del Óbila Club de Basket, Ávila Auténtica Carrefour El Bulevar, gracias a las becas que la Universidad Católica de Ávila (UCAV)  otorga a los deportistas que quieran desarrollar en esta universidad sus estudios.

En este sentido Iván Sánchez comenzará su formación en el grado de Fisioterapia que imparte la Universidad Católica de Ávila (UCAV), al mismo tiempo que se incorpora al club para continuar con su trayectoria deportiva tras haber jugado en la liga EBA con el Casvi.

El base madrileño espera bastante de este año, tanto en el ámbito deportivo como en el académico. “He decidido venirme a estudiar a la Universidad Católica por el prestigio que tiene y para poder compaginarlo con el baloncesto”, ha dicho, comentando que el equipo en el que juega “pinta muy bien, con un buen grupo, mucho talento y mucho margen de progresión. Se espera una buena temporada”.

El presidente del Óbila, Carlos Hernández Guío, ha destacado de Iván Sánchez los éxitos que ha tenido durante el verano en tierras galas, tanto como MVP en el torneo júnior de Parthenay como en el campus del Cholet, donde hizo una actuación relevante.

Es un jugador que nos va a dar mucho rendimiento y de él esperamos lo que de todos los jugadores de la plantilla: ilusión, ganas y hambre”, ha señalado Hernández Guío, recomendando a los aficionados que acudan este sábado a ver al equipo al Carlos Sastre donde se disputa el Torneo Patrimonio de la Humanidad, “para ver jugadores jóvenes en crecimiento y de los que esperamos den un paso adelante”.

Ricardo Reier, director del servicio de Deportes UCAV, ha destacado el beneficio que estas becas suponen tanto para el alumno, permitiéndole estudiar, como para el club ya que es una manera de atraer talento. De este modo, “los jugadores del Óbila pueden compaginar su labor deportiva con su faceta académica”.

Actualmente la Universidad Católica de Ávila (UCAV) tiene una treintena de acuerdos de colaboración con distintos clubs o entidades deportivas. Estas colaboraciones supusieron en 2018 más de 100.000 euros para la Universidad ya que aporta el 50% del coste total de las matrículas de los alumnos.