López Manrique / Trayectoria irregular es la que ha desarrollado hasta llegar al parón navideño el Hereda Ávila Auténtica El Bulevar en el Grupo AB de la Liga EBA. En su tercera temporada consecutiva en la categoría, el equipo que dirige el argentino Carlos Osvaldo Gómez solo ha podido ganar seis encuentros en toda la primera vuelta -ninguno fuera-, menos que las nueve derrotas encajadas.

El equipo verderón está situado en la novena posición, más cerca del descenso que de la zona tranquila, dos puestos por encima de los seis últimos que bajarán a liga nacional, pero con idénticos resultados que Universidad de Valladolid y Santo Domingo de Betanzos, undécimo y duodécimo, respectivamente, ya metidos en la zona fatídica.

El principal hándicap del primer conjunto del Óbila ha estado en sus desplazamientos donde los resultados no le han acompañado pese a las buenas sensaciones experimentadas sobre la cancha. Sin embargo, en las visitas fuera ha sido incapaz de sumar una victoria, quedándose cerca con Bosco Salesianos (80-78), Betanzos (83-82) y Culleredo (87-83). Si estos choques hubieran caído de su lado ahora estaría en la sexta posición, a tres triunfos, tanto para poder jugar por la fase de ascenso como del descenso.

Al comenzar la temporada la plantilla cambió casi por completo, con un grupo de jugadores que eran nuevos a excepción de Antonio Izquierdo y Ezequiel Herrera que asumían el rol de la experiencia. De las nueve incorporaciones habidas, únicamente tres han podido acreditar una valoración superior a 10 de media por partido. Es el caso de Daouda Ndiaye, Marco Villalba y Milo Vukcevic, siendo ínfima la aportación de cinco de ellos. Se evidencia la falta de un director de juego en cancha pese a contar con tres bases natos. Jonah Callenbach, fichado con la campaña comenzada, presenta una valoración negativa, inferior incluso a la de los cuatro júniors que trabajan con el equipo.

De los contrarios, sobresale Usal La Antigua, líder con tan solo una derrota y principal favorito para acabar primero y acceder directamente a disputar la fase de ascenso a LEB Plata. Las otras dos plazas para jugar una final a cuatro con segundo y tercero del Grupo AA de la que saldría un puesto para esa fase, tiene como candidatos a cuatro equipos: Leclerc, Porriño, Obradoiro y Basket León.

Respecto a los rivales directos del Hereda y teniendo en cuenta que los dos últimos, Oviedo y Claret, están lejos de la permanencia, La Flecha, Marín, Bosco Salesianos, Universidad de Valladolid, Betanzos, Gijón y Culleredo serán con los que deba luchar por no ocupar las otras cuatro posiciones de descenso.

Para la segunda vuelta que comenzará el 8 de enero recibiendo en el CUM Carlos Sastre al Solgaleo Bosco Salesianos, el objetivo es claro: conseguir afianzarse en un lugar tranquilo de la tabla clasificatoria. Todo dependerá de mejorar los resultados a domicilio y que en casa se continúe fuertes.