@deportesavila / Tras nueve días de duro entrenamiento en Rusia, las gimnastas del club Ábula-Gym, Nadia Ramos y Carla Pérez, regresan a Ávila. Una experiencia que comenzó a finales del pasado año cuando la campeona del mundo de gimnasia rítmica, la rusa Alexandra Soldatova, vino a la capital abulense para impartir una master class, invitada por Ábula-Gym.

Nos picó la curiosidad al ver que en otros países nuestro deporte es mayoritario, es más, es el deporte del país”, comenta Susana Herranz, entrenadora del Ábula Gym. Por esta razón en febrero fueron a ver una competición y pudieron ser testigos de cómo los padres animaban a las niñas a practicar gimnasia rítmica. “Vivían nuestro deporte”, señala Herranz.

Ya en Ávila contaron la experiencia a los padres del club y animaron a las familias a traer a sus hijas a entrenar con las mejores del mundo en el Centro Viner, creado por la seleccionadora rusa, un lugar en el que todos los padres quieren que sus hijas entrenen.

Durante nueve días, Nadia Ramos y Carla Pérez, junto con sus entrenadoras Susana Herranz y Blanca Muñoz, se han preparado en ese prestigioso centro siete horas diarias al lado de ochenta gimnastas de Kazajistán, China y Rusia, entre otros países.

De esta experiencia, además de la ilusión y la experiencia vivida, las gimnastas abulenses se traen el premio a las mejores en dificultad.