La mala suerte y el poco juego dado por las liebres, han hecho imposible la finalización de la Copa de Castilla. Pese a que el día era casi perfecto en cuanto a la climatología, pocos aficionados han sido los que se han trasladado hasta el corredero de Madrigal de las Altas Torres, dado que ayer domingo era el último día de la temporada de caza.

Sobre las 12:00 horas la mano echaba a andar y pronto se iba a correr la primera liebre, en la que con un crono de 1´13″, Leyenda de Nuestra Señora del Carmen Extramuros se adjudicaba el primer punto. Todo apuntaba muy bien, pero nada es como empieza. Desgraciadamente a partir de ahí se corrían cinco liebres nulas de 53″, 52″, 24″, 30″ y 42″, en la que Rocío de El Rocío, se mostraba sensiblemente superior a su rival, pero sin embargo no lo certificaba en punto debido a los cronos marcados. 
Hasta última hora de la tarde no se corrió la segunda liebre válida de 1′ 07″, en la que Rocío, constataba lo que se venía viendo y conseguía el empate. Rocío es propiedad de Mario Geras, flamante subcampeón de España con Señorita.
En estos momentos las perras llevaban 7 liebres corridas y como le habilita el reglamento el propietario de Leyenda decide no volverla a enganchar en traílla. Es por ello que la resolución de la final tendría que esperar.
La organización, despues de realizar distintos trámites, ha decidido, que la resolución de la final tenga lugar mañana martes 31 de enero, nuevamente en Madrigal de las Altas Torres, a partir de las 11:00 horas.