El Colegios Diocesanos sigue invicto tras arrancar un empate en su visita a la Arandina, con otra igualada de la Casa Social y derrotas del Bosco y Real Ávila

Partido en Arévalo entre el Bosco y el San José
La 8ª jornada de la liga regional juvenil ha deparado que el Milan Academy Ávila sufra su primera derrota de la temporada, eso sí por la mínima (3-2) y en el campo del segundo clasificado, Burgos Promesas 2000, en un partido muy disputado entre dos de los mejores conjuntos de la categoría, aspirantes al ascenso a Liga Nacional. Leer más pinchando en el titular de la noticia.
El único equipo abulense que sigue invicto, uno de los tres que tienen esa condición en el grupo A, es el Colegios Diocesanos que empató a uno en el campo de la Arandina. Tras adelantarse en el minuto 20 con un gol de Super, cuando mejor estaba jugando el conjunto visitante sufrió la expulsión de Carlos por agarrar a un contrario cuando se iba directo a la portería colegial. A partir de ahí el dominio correspondió a los de Aranda de Duero que en el minuto 90 igualaban la contienda, pudiendo haberse traído el ‘Dioce’ los tres puntos para Ávila si hubieran entrado las oportunidades que dispuso en la prolongación (ver crónica).

Si colegiales y milanistas se encuentran en la parte alta de la clasificación, los otros tres conjuntos abulenses de la categoría están dentro de los puestos de descenso y ninguno de ello consiguió los tres puntos. La Casa Social empató a dos con un rival directo como el segoviano Quintanar B, en un choque con alternativas. Abrió el marcador Edgar para los verdinegros en la primera mitad, para empatar al inicio de la segunda parte el equipo visitante y volver a ponerse delante los abulenses por medio de Vali, que vieron como les volvía a igualar el rival cuando restaban diez minutos para el final (ver crónica).

Bosco de Arévalo y Real Ávila se quedaron una semana más sin puntuar y su futuro se presenta muy negro. Los arevalenses perdieron en casa por 0-2 ante el San José soriano, quedándose en inferioridad numérica rebasada la hora de juego, cuando el cadete David Fraile fue expulsado por dar una patada a un rival sin opción de jugar el balón. A partir de ahí, el equipo visitante se aprovechó de su superioridad y se llevó los tres puntos anotando los dos goles (ver crónica).

Por último, el Real Ávila continúa su racha negativa y sufrió una nueva derrota de manos del Burgos U.D. por 0-2, la octava de una campaña desastrosa en la que únicamente han sido capaces de marcar tres tantos, recibiendo por el contrario 23.