El tiempo reglamentario finalizó con empate a cero y Carlitos no marcó para el Real Ávila la pena máxima

Chiqui envía el balón a Felipe Calles
Ángel G. Alameda / El Club Deportivo Toledo se llevó la vigésimo tercera edición del Trofeo Ciudad de Ávila en la tanda de penaltis. El Real Ávila se quedó con la miel en los labios después que el encuentro finalizase con empate a cero y en los primeros cinco lanzamientos no errase ninguno de los dos contendientes. El  sexto lo anotó el conjunto castellano manchego pero el lanzamiento de Carlitos que debía nivelar la contienda y seguir con opciones su equipo, lo paró el jovencísimo portero José Antonio.

Los encarnados nunca dieron la sensación a lo largo del partido de poder superar al rival. Les faltó el punch, la llegada y el remate final, siendo la defensa su punto fuerte. Su contrincante tampoco se mostró demasiado efectivo a lo largo de los noventa minutos. El encuentro empezó sin un dominador claro, con un 4-3-3 por parte de José Luis Diezma, donde se entreveían algunas de las piezas que van a ser fundamentales en este Real Ávila 2012-2013, tales como Pindado, Javi, Bastida, Chiqui, Cabrera, Yagan y Rubo. A prueba Felipe Calle, que jugaría los noventa minutos.
Once inicial del Real Ávila
La primera ocasión la puso el visitante Alfonso Rivera con un remate de cabeza que se marchó alto por encima del travesaño. Era el minuto 1 y en los posteriores el tiempo transcurrió sin que ninguno de los equipos pusiera en excesivos apuros al guardameta contrario. Iván Mateo en el 18 sacó una falta desde casi el medio de campo; de nuevo el delantero centro del conjunto toledano Alfonso Rivera remataría de cabeza, el balón cayó picado cerca de la línea de gol, yéndose fuera.
No sería hasta el minuto 26 cuando el Real Ávila enseñase que podía tener peligro. Remató de un cabezazo Cabrera un saque de falta de Chiqui –el capitán se mostró como imprescindible director de orquesta–, desbaratando la acción Emilio al despejar con los puños. Acto seguido, Vicente dispararía de forma inocente a las manos del portero. Tres minutos antes del descanso, un lanzamiento del belga Yagan se fue alto tras varios rechaces de una falta ejecutada por Chiqui.

Carrusel de cambios

El segundo tiempo comenzó con media docena de cambios en el once inicial que había colocado Abraham García para el Toledo, mientras que el Real Ávila no hacía modificación alguna en el equipo que comenzó y no sería hasta cerca de la hora de juego cuando llegasen las primeras sustituciones, saltando al terreno de juego Carlitos e Iván Vila por Yagan y Vicente, respectivamente. Minutos más tarde Josito se tuvo que retirar lesionado y debutaba en el conjunto abulense su último fichaje, el ex atlético Andrés Llorián. A lo largo del segundo período igualmente entrarían Gabri, Fernando y Ángel Pedro.
Felipe y Yagan ante un jugador toledano
Si la primera parte había resultado poco lúcida, tampoco se vieron muchas más cosas tras la reanudación. Hay que reseñar en el bando local la lucha y velocidad del coreano Juanito y las ganas que le puso por el flanco izquierdo Carlitos. Estos dos jugadores, junto con el insustituible Chiqui, protagonizarían la jugada más bonita del partido. Juanito le mandó un balón al capitán que se lo puso en largo y por la izquierda a Carlitos, quien se entretuvo demasiado en su penetración en el área toledana, facilitando el despeje. El esférico volvió a los pies de Chiqui que lo lanzó a las nubes.
El Toledo se mostró menos incisivo en la segunda mitad. Un minuto antes del 90 su jugador Mínguez pudo haber desnivelado la contienda con un disparo que se fue pegado al poste derecho de la meta defendida por Pindado. Con cero a cero en el marcador terminó el tiempo reglamentado y todo por decidir en la tanda de penaltis.
Yagan y Chiqui
Los dos equipos se mostraron muy certeros desde los 11 metros, marcando los cinco la tanda que empezó el Toledo, con aciertos de Mínguez, Pituli, Pepe, Sergio Molina y José Antonio. Por parte del Real Ávila anotaban Llorián, Bastida, Vila, Felipe y Chiqui. A partir de ahí, el que errase perdía. Le tocó lanzar a Cano, quien convertía su tiro para a continuación hacerlo Carlitos, cuyo disparo lo atajó por el centro José Antonio, el cancerbero toledano que fue decisivo en los penaltis, ya que con su parada y el gol que anotó cerrando la tanda de su equipo, permitían al Toledo adjudicarse el Trofeo Ciudad de Ávila por seis penas máximas convertidas frente a cinco del Real Ávila.
La plantilla de José Luis Diezma disputará a una semana vista del comienzo del campeonato liguero, un partido amistoso el próximo domingo 19 de agosto en el campo segoviano de La Albuera frente al recién ascendido Unami, a partir de las 19:00 horas.
Ficha técnica:
0 Real Ávila: Pindado, Juanito, Bastida, Javi (Fernando, m. 85), Josito (Llorián, m. 68), Cabrera (Gabri, m. 73), Chiqui ©, Felipe, Yagan (Carlitos, m. 56), Rubo (Ángel Pedro, m. 85) y Vicente (Iván Vila, m. 56).
0 Toledo: Emilio (José Antonio, m. 46), Parra (Raúl Payo, m. 85), San José (Cano, m. 78), Javi Sánchez © (Álvaro, m. 46), Font (Arroyo, m. 46), Alfonso Rivera (Sergio Molina, m. 46), Butra (Pepe, m. 78), Iván Mateo (Josevi, m. 46), Falcón (Mínguez, m. 23), Samu (Pituli, m. 46) y Alfonso (Acuña, m. 63).
Árbitro: Rubén Linacero Encinar, asistido en las bandas por Alberto Blázquez Sánchez y Alberto Cortés Santiago. Mostró tarjetas amarillas a los locales Rubo (m. 38), Cabrera (m. 48) y Bastida (m. 75); y a los visitantes Pituli (m. 71) y Josevi (m. 73).
Incidencias: Encuentro correspondiente al Trofeo Ciudad de Ávila, disputado en el estadio Adolfo Suárez, con asistencia de unos 300 espectadores. Las líneas del terreno de juego apenas se notaban al no haber sido repasadas con anterioridad al partido.