Bosco de Arévalo / Después del resultado del pasado fin de semana, encajando una goleada en Briviesca, el partido del Bosco de Arévalo se presentaba como importante para retomar el buen momento del equipo. Enfrente el palentino Villamuriel que se llevó los tres puntos del Colegio Salesianos gracias a transformar un discutido penalti en el último tramo del partido.

El encuentro comenzó con indecisión por parte de los dos equipos pero con una intención mayor de los arevalenses por jugar el balón por el suelo. En los minutos iniciales los locales conseguían enlazar jugadas  interviniendo los hombres de arriba que no lograban terminar en gol. 
Cuando el dominio del Bosco era mayor, los visitantes empezaban a despertar y en el minuto 15 estuvo a punto de marcar de cabeza Dani después de un gran saque de falta desde el lateral de Tuco.
Pero los locales siguieron con la misma tónica y a punto estuvieron de marcar en dos ocasiones, David con una buena vaselina, y Jorge de cabeza después de un gran córner sacado por un incombustible Jorgillo.  La primera parte terminó con empate a cero y con un buen juego por parte de los morañegos aunque sin ocasiones muy claras.
Ya en la segunda mitad el Bosco salió más enchufado que nunca y tuvo varios acercamientos a la portería rival sin crear demasiado peligro. El juego combinativo se imponía en el encuentro pero sin mucha fortuna. Los visitantes no lograban llegar con un gran juego pero sí que lo hicieron a base de balones largos y jugadas a balón parado sin intimidar demasiado a Nica.
Todo se desarrollaba con normalidad hasta que se produjo «el momento» del partido con Tito y el árbitro como protagonistas. El capitán del Bosco recibía un codazo en la nariz que la consecuente sangre y la atención dentro y fuera del campo. La hemorragia cesó y cuando se preparaba para volver al campo, el árbitro no le dejaba porque tenía manchada de sangre (dos gotas) la camiseta. Debido a la imposibilidad el club de tener dos camisetas para cada jugador, el cuerpo técnico se las tuvo que ingeniar para que Tito volviera con la camiseta de Diego, que había sido sustituido, colocando una cinta en el dorsal. 
Cuando todo el lío se resolvió llegarían los dos minutos que marcarían el devenir del partido. El árbitro sacaba amarilla a Tito por una falta y acto seguido pitaba una carga legal al mismo provocando un saque a balón parado desde un lateral. Los visitantes sacaron la falta y después de un fuera de juego que el árbitro no señalaba se producía un rechace que impactaba en el pecho de Tito interpretando el trencilla como penalti y expulsión por doble amarilla. El capitán visitante Tuco marcaba poniendo el 0-1 en el marcador.
El partido finalizaba con los locales volcados en la portería rival y con un buen tiro de Víctor que el meta visitante lograba atajar. Al final una dura derrota marcada por una decisión arbitral en un partido muy feo sin demasiadas ocasiones. Muy trabajado y luchado por parte de los nuestros pero sin la merecida recompensa.
Ficha técnica: 
0 Bosco de Arévalo: Nica, Carlitos, Diego, Rubén, Gustavo, Tito, Jorge, Seidán, Patón, Jorgillo y David. También jugaron Víctor y Sergio M.
1 Villamuriel: Roncho, Héctor, Chema, Víctor, Valencia (Iván), Pérez, Tuco, Javi, Panu, Abril (Gatón) y Dani (Domingo).
Gol: 0-1 (Tuco de penalti).
Árbitro: Jorge de la Fuente Ramos. Expulsó al local Tito, mostrando tarjetas amarillas a los visitantes Tuco, Chema y Javi de Prado.
Incidencias: Encuentro correspondiente a la novena jornada del grupo A de la Primera División Regional de Aficionados, disputado en el Colegio Salesianos (Arévalo).
iwsrcplus=»http://codenew.impresionesweb.com/r/banner_iw.php?idrotador=100986&tamano=468×60&lgid=»+((new Date()).getTime() % 2147483648) + Math.random(); document.write(«»);