La Casa Social Católica, líder destacado de la Primera Regional Femenina, con algunas bajas importantes como las de Maite y María del Caso, afrontaba su 15ª jornada con la intención de lograr la decimoquinta victoria. Así fue, si bien con más dificultades de las previstas porque el rival, Rayo Simancas, se lo puso muy difícil, presionando a las abulenses desde el pitido inicial del partido, propiciando que el equipo local no pudiera desarrollar el fútbol que les gusta y terminase pidiendo la hora al final del choque.

El conjunto vallisoletano saltó al terreno de juego del Seminario con la intención de jugar y de esta forma tuvo contra las cuerdas a las verdinegras durante los primeros 20 minutos de partido, debido a la asfixiante presión visitante. El Rayo Simancas disparó en varias ocasiones sobre la portería de Irene, tras quitar el balón a la Casa Social. La oportunidad más clara estuvo a cargo de la pucelana Pili en un lanzamiento que salió ligeramente desviado.
Reaccionaron las abulenses con jugadas a balón parado, fruto de las cuales vinieron los dos tantos que subieron a su casillero. El primer gol local lo anotaba Marta Pérez en el minuto 25 después del lanzamiento de un córner al cabecear libre de marca al segundo palo de la portería del Rayo. Siete minutos más tarde llegaría el segundo tanto de la Casa Social, obra de María Gordo en el lanzamiento con fuerte pegada de una falta lejana.
Tras la reanudación parecía que el Rayo Simancas encajaría más goles porque el equipo de Jesús Estévez salió de los vestuarios creando peligro, sobre todo en balones por alto. Ante esta circunstancia el entrenador visitante sacó a jugadoras con más fortaleza por arriba. Ahí cambiaron las tornas y en la última media hora del partido, las vallisoletanas encerraron en su campo a las abulenses, que sólo pudieron realizar un par de contragolpes. En este período vino el gol contrario, cuando a la salida de un córner botado por Tata, María lo remataba a la red. Precisamente en varios saques de esquina pudo haber empatado el Rayo pero no ocurrió así, en una de ellas gracias a la mano que metió la guardameta abulense desviando el tiro.
2 Casa Social Católica: Irene, Valle (Pei), Marta Pérez, Raquel (Julia), Gemma, Alba (Eva), María Gordo, Elvira (Leticia), Bea, Patri y Laura.
1 Rayo Simancas: Andrea, María, Yaiza, Naza (Sandra), Carla, Lucía, Isa, Tata (Bea), Vane (Elvira), Jeni (Sandra) y Pili.