@deportesavila / La Real Federación Española de Atletismo que preside el abulense Raúl Chapado ha elaborado una ‘Guía de actuación y recomendaciones para la organización de competiciones’ ante el Covid-12, siguiendo las directrices de la Organización Mundial de la Salud y el Ministerio de Sanidad.

Un prolijo documento de 81 páginas que contiene las pautas a seguir en los eventos atléticos para minimizar los riesgos de contagio del coronavirus, priorizando la protección de la salud y la seguridad de todos los atletas, entrenadores, jueces, voluntarios, personal de la organización y espectadores, que deberán tener una separación física de al menos 2 metros, evitando darse la mano o abrazarse.

Se recomienda el uso de mascarillas y guantes siempre que sea posible, determinada su obligatoriedad en función de la normativa vigente en cada momento. Asimismo es recomendable la no participación de atletas mayores de 65 años y de personas con historiales sanitarios de riesgo.

Antes y después de entrenamientos y competiciones es muy importante lavarse las manos con agua y jabón o gel hidroalcohólico y desinfectar el calzado usado. El uso de vestuarios no está permitido en las primeras fases de la desescalada. Los atletas no pueden compartir bebidas, alimentos y productos sanitarios, utilizando botellas de uso individual.

Cada prueba tendrá que contar con un Plan de Actuación y Protección

Los organizadores deben elaborar un Plan de Actuación y Protección para cada competición, debiendo informar del mismo a todas las personas involucradas de las medidas de prevención establecidas a través de las redes sociales, webs y otros canales de comunicación. Es obligatoria la designación de un responsable que asegure el cumplimiento de estas medidas. Antes de la competición se ha de desarrollar una estrategia de comunicación de riesgos del Covid-19.

En caso de detección de una persona enferma o con síntomas de enfermedad, se dispondrá de una sala o zona de aislamiento para su valoración y atención por el responsable médico.

Donde se lleve a cabo la competición debe efectuarse dos veces al día limpieza y desinfección, con limpieza continua en cámara de llamadas, zona de recogida de dorsales, tiendas de médicos, jueces o cronometradores, zona de avituallamiento, salida y carpas de meta, con cestas desinfectadas continuamente. En todas las zonas acreditadas clave se deben proporcionar instalaciones para el aseo y limpieza de manos, disponiendo desinfectantes en la entrada de cada espacio.

Los atletas deberán acreditar su estado de salud

Los atletas participantes deberán cumplir con diversos requisitos, entre otros, el de informar un test negativo de la semana previa (a concretar según normativa vigente), aportar un informe/certificado médico asintomático y envío del consentimiento informado.

Se establecerán dos zonas: una verde/limpia, donde solo tendrá acceso el personal equipado con EPI’s y cumpliendo las medidas higiénicas y de desinfección establecidas; y una roja, para personas sin equipos EPI’s pero cumpliendo dichas medidas.

Las zonas de calentamiento serán lo más amplias posibles. En las gradas o tribunas de espectadores debe haber una distancia de 2 metros entre asientos, recomendándose un Plan de Operación de acuerdo con las medidas establecidas por las autoridades en cada momento.

El número de medios de comunicación acreditados debe ser limitado, teniendo en cuenta el distanciamiento social y el espacio disponible.

La guía fija diversas medidas a contemplar por la organización, relativas a los servicios a los atletas sobre transporte, alojamiento, instalaciones de entrenamiento, reuniones técnicas, inscripciones, fisioterapia y baños, no recomendándose el uso de duchas y vestuarios. También recoge medidas para la cámara de llamadas, servicios médicos, control antidopaje, ceremonias de premiación, zonas vip, logística y montajes, y producción de televisión y/o streaming.

Una vez celebrada la prueba, la salida de espectadores y grupo de acreditados se hará de forma escalonada en un solo sentido.

Medidas específicas en función del tipo de competición

En el caso de las competiciones en pista se establecen limitaciones al número de atletas participantes, tanto al aire libre como en pista cubierta. El programa horario se diseñará reduciendo el número de personas que puedan estar en la zona de competición. Asimismo existirá un protocolo de actuación de los jueces, con un número determinado de ellos en función de que sean pruebas en pista, ruta, campo a través o trail-running.

Para las pruebas en pista se fijan otras medidas específicas acerca de cronometraje y foto-finish, salidas y llegadas, pruebas de concursos, reclamaciones, homologación de artefactos, transporte y entrega de pértigas, entrenamientos previos, zona de calentamientos, presentación de atletas, entrenadores y personal de organización, venta de entradas, acceso a la instalación y distribución de espectadores.

Igualmente se recogen en la guía medidas específicas para competiciones de ruta, marcha en ruta, trail running y campo a través. Entre ellas se encuentran las relativas a la recogida de dorsales y bolsa del corredor, ferias del corredor, reconocimiento de circuitos y recorridos, servicio de guardarropa, avituallamientos, zonas de salidas y llegada, zona de penalización pruebas de marcha y zona de intercambio de relevo/cambio en ruta/campo a través.

En las zonas de salidas se permite un máximo de 200 atletas en cada una de ellas, separados entre uno y dos metros. Si el número de atletas supera los 200 deben establecerse tandas de salida, con un mínimo de 5/10 minutos entre cada salida. Se recomienda organizar las salidas por categorías/grupos de edad.

Ver la Guía de actuación y recomendaciones para la organización de competiciones