@deportesavila / El pasado 17 de julio, la Escuela Deportiva Linko Garbantel, representada por varios de los coordinadores del maratón de spinning solidario a favor de la lucha contra el cáncer, organizado a favor de Juegaterapia, tuvo el placer de inaugurar la remodelación de la primera planta del Hospital Niño Jesús de Madrid.

Un proyecto realizado por Juegaterapia, organización que ayuda a amenizar la estancia en el hospital de los niños que padecen esta fatídica enfermedad. Las más de 500 personas, que participaron en el maratón con todo el esfuerzo realizado en esa jornada intensiva de carácter deportivo y social que caracteriza a Linko Garbantel, son protagonistas en primera persona de la aportación conseguida para el desarrollo de este magnífico resultado.

Dicho proyecto, como su nombre indica (El Retiro invade el Niño Jesús), decora el pasillo del hospital representando el emblemático parque de El Retiro de Madrid, tan cerca y a la vez tal lejos de algunos de los peques que pasan meses y meses en el hospital.

Pájaros, árboles, colorido y alegría inundan los ascensos a todas las consultas y habitaciones, contagiando de alegría e ilusión a todos aquellos que lo visitan, apoyado siempre por las innumerables sonrisas con las que todos y cada uno de los trabajadores del hospital llevan siempre puesta.

Uno de sus puntos más emblemáticos es la casita del árbol, un rinconcito donde los niños y niñas pueden disfrutar de forma recogida y jugar a la videoconsola instalada en la misma.

Son multitud los rincones que hacen un pequeño guiño a todas las empresas, colegios y personas anónimas que han contribuido al desarrollo de este maravilloso proyecto, entre la que se encuentra la Escuela Deportiva Linko Garbantel.

Desde la Escuela Deportiva Linko Garbantel se resalta el sentimiento de emoción, ilusión y esperanza de todas las personas que participaron en los dos maratones realizados en febrero de 2018 y 2019, sintiéndose partícipes activos de este proyecto.

Son todos ellos, junto con los monitores participantes durante estos dos años, los que pedalean para prolongar la ilusión de todos los niños y niñas que pueden disfrutar de un hospital más bonito y alegre.

Desde esta visita, ya se ha comenzado a trabajar en la próxima edición, en la que se espera volver a repetir el éxito de participación de las anteriores ediciones y poder colaborar en el siguiente proyecto: La Paz en Órbita.