@deportesavila / El Real Ávila tiene este sábado su último compromiso a domicilio de 2019. Un partido que le llevará hasta la localidad soriana de Almazán, donde está obligado a rectificar sus tropiezos en Tordesillas y ante el Salamanca B, que le han llevado a perder opciones de estar entre los mejores.

El entrenador Jonathan Prado reconoce que “somos un equipo que nos afecta bastante cada vez que tenemos un contratiempo”. Además, esta semana no ha sido fácil para llevar los entrenamientos con normalidad, ya que el míster señala que han “tenido bastantes dificultades de entrenamiento por el número de jugadores que tenemos lesionados”. Esta circunstancia provocará problemas para hacer la convocatoria, con algunos futbolistas tocados y las bajas de Rubén Ramiro, Diego Ortiz y Cristo.

Los encarnados se enfrentan a un contrario que está inmediatamente detrás en la tabla, con cuatro puntos menos. Querrán acercarse a uno, por lo que no es admisible para los visitantes la derrota. El Almazán, según Prado, “viene jugando en las últimas jornadas un once muy parecido, un 1-4-4-2”, advirtiendo que “no podemos entrar con ellos en un juego directo”. Los adnamantinos vienen de perder en Astorga (2-1) y no ganan en su campo desde el 13 de octubre cuando derrotaron por un solitario gol al Tordesillas.

El técnico del Real Ávila quiere de su equipo “volver a ser contundentes”. Anuncia cambios en la alineación y en la estructura de juego, pretendiendo “mejorar la actitud defensiva porque tienen un patrón muy parecido los goles que hemos encajado”.

ALMAZÁN - REAL ÁVILA
Sábado 21 de diciembre de 2019
Hora: 16,30
Campo: La Arboleda
Árbitro: Diego Calvo Antolín
Asistentes: Edgar Sánchez Esteban y Jorge Salvador Díez