Ángel G. Alameda / Con refuerzos como Ruba o Aitor, el Real Ávila quiere hacer constar que este año va dispuesto a lograr el ascenso. Es segundo clasificado en el subgrupo B y saca cinco puntos al tercero, pendiente aún de disputar dos encuentros aplazados, el último el pasado miércoles en Almazán. Un puesto que mantendrá cualquiera que sea el resultado del choque que celebrará el domingo en la Ciudad Deportiva Castañares con el Burgos Promesas.

En la salida anterior, el equipo encarnado empató a uno en el campo del Bupolsa, después de ir por delante en el marcador. El objetivo de los de José Manuel Jimeno es sumar los tres puntos para afianzar aún más la segunda plaza y presionar al líder pese a “llevar dos semanas extrañas que no hemos podido entrenar como es debido en el terreno de juego habitual, el césped natural del Adolfo, teniendo que hacerlo en artificial y a cubierto en pistas pequeñas, todo bastante extraño. Eso, unido a un partido que contábamos jugarlo”.

Lo anterior “trastoca todo”, comenta el entrenador del Real Ávila, a quien no le hace “ninguna gracia” el tener que aplazar partidos. “Preferiría jugarlos en su fecha, pero no queda otra que adaptarse” para el segundo compromiso consecutivo, tras “venir de un partido en el que no obtuvimos el resultado que hubiéramos querido” y del que tienen “una espinita clavada”.

El rival

El Burgos Promesas es uno de los equipos potentes del grupo, de los que en teoría quiere perseguirnos y cogernos en el menor tiempo posible”, a juicio de Jimeno. Espera un “partido complicado y de exigencia” y que sus jugadores vuelvan a “retomar su mejor cara y poder obtener una victoria”, con el objetivo a final de temporada de conseguir el ascenso.

Los burgaleses son cuartos, empatados a 15 puntos con Arandina y Almazán. Se encuentran con una desventaja de ocho puntos respecto al Real Ávila, habiendo perdido una sola vez en casa por un solitario gol ante la poderosa Gimnástica Segoviana.

En la primera vuelta cayeron en el estadio Adolfo Suárez por 2-0 con goles de Cristian en la primera parte y de Domingo en la prolongación. Tras aquella derrota comenzó el conjunto de la ciudad del Cid a tomar aire, totalizando tres victorias, seis empates y tres derrotas. El miércoles arrancaron un punto en el derbi con el Bupolsa (1-1).

El Burgos Promesas vive en estos momentos una situación de cambios. Ha roto las relaciones que tenía con el Burgos de Segunda División B por incumplimiento del convenio de filialidad, lo que ha supuesto el cambio en el banquillo, sustituyendo Carlos Aguilera a Fosky, además de perder a varios jugadores que se encontraban cedidos.

El cuadro abulense contará para la convocatoria con su último fichaje Ruba, que si el cuerpo técnico lo estimase oportuno podría jugar sobre un terreno que es una incógnita. “No sé si nos encontraremos un campo embarrado, duro, blando o helado, al que tendremos que adaptarnos”, indica Jimeno, que ya tendrá disponible al portero Johan, quien ha jugado esta semana con la selección de la República Dominicana, además de Domingo y Johan, que han cumplido el partido de sanción que tenían pendiente.

Sobre el futuro del Real Ávila en la competición, el míster madrileño señala que “las segundas vueltas son mucho más difíciles y complicadas. Todo el mundo aprieta y mejora. La dificultad se hace mayor y esperamos encontrar el buen nivel que tuvimos antes de la competición y poder sumar victorias”.

BURGOS PROMESAS - REAL ÁVILA
Domingo 24 de enero de 2021
Hora: 16,00
Campo: Ciudad Deportiva de Castañares nº 2
Árbitro: Daniel Blanco Núñez (León)
Asistentes: Eduardo José de Ponga Díez y Adrián Vicente Andrés