Ángel G. Alameda / El Estadio Adolfo Suárez vivió una tarde de gala con gran animación en las gradas, donde no faltó la tensión y los enfrentamientos verbales entre las aficiones de los dos conjuntos contendientes, eternos rivales desde hace 75 años. El Real Ávila lograba la victoria sobre la Gimnástica Segoviana para satisfacción de la afición encarnada que de forma numerosa y como no sucedía desde hace tiempo bajó a animar a su equipo.

El denominado ‘Clásico de Castilla’ permaneció durante más de una hora inalterado. Hasta entonces el partido había ofrecido pocas cosas dignas de contar, teniendo que retirarse del campo el segoviano Dani Arribas por lesión en el minuto 27. El primer tiempo decepcionó a los espectadores, con poco fútbol y sin que se produjeran ocasiones de peligro, salvo un par de disparos visitantes cerca del descanso, obra de Rubén y Javi Borrego, el primero marchándose por encima del larguero y el segundo siendo parado por el portero local.

El control del balón sobre un césped en malas condiciones estuvo en manos de la ‘Sego’, con un centro del campo local que no funcionaba pese a haber metido de inicio el entrenador local un hombre más con la aportación de Sergio Rivera en detrimento del más ofensivo Mayorga. Junto a Peli y Jorge Sánchez no supieron hacerse con el dominio en la parcela central. El Real Ávila no daba más de dos pases seguidos ni podía con la presión a la que era sometido por parte de los azulgranas, vestidos en esta ocasión de camiseta blanca y pantalón rosa, poco operativos en ataque.

Tras el descanso la Segoviana salió dispuesta a resolver. Alberto salvaba a los encarnados de ver perforada su portería interponiéndose al balón ante Javi Borrego. Después este mismo jugador se marcharía de varios contrarios pero finalizaba con un mal disparo que se iba fuera.

El Real Ávila efectuaba el primer cambio quitando al centrocampista Sergio Rivera por el más ofensivo Sergio Mayorga. La modificación se notó en el cuadro abulense, con Manu Moreira convirtiéndose en el hombre del choque al saber materializar las dos ocasiones que dispuso su equipo, subiendo dos goles al marcador en apenas diez minutos, culminando con éxito sendas asistencias de Peli y Jorge Sánchez en jugadas a la contra.

Manu Moreira resuelve

El primer gol llegaba en el minuto 62 con Peli aprovechándose de la pérdida del balón por parte de Rubén. Lo enviaba de forma medida hacia la derecha donde Manu Moreira lo recibía y superaba a David estableciendo el 1-0 para gozo de los seguidores locales. Un poco más tarde Manu Moreira volvería a anotar de forma parecida a la anterior, en este caso le enviaba la pelota Jorge Sánchez y el exterior sabía magistralmente controlarla y batir de forma cruzada y por bajo al portero de la Segoviana. Era el 2-0 y el delirio en las gradas. Entre medias de ambos tantos el ex encarnado Rui salvaba a los visitantes sacando el esférico casi en la línea de gol en una jugada que se había originado con un pase medido de Jorge Sánchez a Rubo que ya había superado al meta visitante.

Con una clara ventaja, el Real Ávila subió el tono aunque no evitó que el cuadro segoviano marcase su único gol en un error defensivo local, siendo su autor Manu, quien cogía la pelota que había puesto en el área Iván Sales tras jugada por la banda, sin que ninguno de los zagueros abulenses estuviera atento a despejar.

Manu Moreira volvería a ser protagonista en dos jugadas en el tramo final. En la primera mediante un jugadón arrancando desde el medio campo con un centro desde la izquierda que no encontró rematador. Y en la segunda sacando una falta que remató Rubo de cabeza ajustada a la base del poste derecho de David, que veía como el balón salía casi rozándole.

Con el pitido final llegaba el noveno triunfo del equipo abulense esta temporada, poniendo fin a la buena racha segoviana que llevaba siete desplazamientos seguidos con resultado victorioso y que no perdía desde la jornada tercera, concretamente desde el 7 de septiembre cuando le ganó La Virgen del Camino por 2-1.

Sin vacaciones navideñas, el próximo fin de semana el Real Ávila cerrará la primera vuelta en el campo del Burgos Promesas, segundo clasificado, que esta jornada ha sufrido su primera derrota de la temporada cayendo por 3-2 en su visita a Becerril. Un desplazamiento difícil en el que tiene mucho que ganar el equipo de Jonathan Prado.

Jonathan Prado: “Hemos hecho dos goles de tres ocasiones”

Estamos más contentos por la victoria porque era un partido especial. En la primera parte hemos sabido contener su presión y en la segunda sabíamos que nos iban a someter los primeros quince minutos. Con la entrada de Mayorga hemos buscado el juego exterior, con dos goles magníficos de Manu Moreira. No hemos defendido bien la acción del gol de ellos. Somos nosotros los que tenemos que responder para que baje la gente. Los futbolistas disfrutan más con la animación”.

Manu Moreira: “Gusta ganar viendo tanta gente en la grada”

El equipo ha hecho un trabajo bastante serio aunque el partido no ha sido muy vistoso para la afición. El respeto entre los dos equipos ha sido mutuo. Hemos sabido aprovechar las ocasiones que hemos tenido. A nivel individual, estoy bastante contento por los dos goles que dan tres puntos que vienen bien para el equipo y la ciudad”.

FICHA TÉCNICA:

2 Real Ávila: Alberto, Sito Cruz, Llorián, Garretas, Rafa Álvarez (Edu López, m. 83), Peli, Manu Moreira, Jorge Sánchez, Rubo (Calderón, m. 85), Javi de Mesa y Sergio Rivera (Mayorga, m. 57).

1 Gimnástica Segoviana: David, Adrián, Rubén, Viti, Rui, Manu, Dani Arribas (Gómez, m. 27), Asier Arranz (Iván Sales, m. 71), Javi Borrego, Dani Calleja (Dani Abad, m. 69) y Álex Conde.

Goles: 1-0 (Manu Moreira, m. 62), 2-0 (Manu Moreira, m. 70), 2-1 (Manu, m. 78).

Árbitro: David Rivera García (Valladolid), asistido en las bandas por Alberto Martín Diéguez y Omar Esteban Bergaz. Mostró tarjetas amarillas a los locales Llorián, Johan y Alberto; y a los visitantes Adrián, Álex Conde y Manu, expulsando con roja directa al entrenador de la Segoviana, Manu González (m. 62).

Incidencias: Encuentro correspondiente a la vigésima jornada del Grupo VIII de Tercera División, disputado en el estadio Adolfo Suárez, con asistencia de unos 1.400 espectadores. Antes de comenzar el partido se efectuó un homenaje a Edu, ex jugador tanto del Real Ávila como de la Segoviana.