@deportesavila / La Real Federación España de Fútbol (RFEF) ha creado durante la presente temporada 2019/2020 un programa para la mejora del fútbol aficionado, denominado Programa Impulso 23, con el objetivo de dotar de los mejores medios y de las mayores facilidades a los clubes que participan en las competiciones oficiales del máximo nivel del fútbol aficionado en España.

Dicho programa ha ido dirigido a los clubes de Segunda B y Tercera División que voluntariamente se adhiriesen al mismo, asumiendo un conjunto de obligaciones de transparencia, cumplimiento normativo y profesionalización de las estructuras, así como apuesta por el fútbol aficionado y de base.

En el mes de diciembre se abrió la convocatoria para optar a estas ayudas, a las que optó el Real Ávila, para lo que debía cumplir, entre otros requisitos, estar al corriente de sus obligaciones fiscales y de  Seguridad Social, no adeudar cantidades a los jugadores y a la RFEF, y no tener embargos o requerimientos judiciales o administrativos.

Por resolución de la RFEF de 25 de febrero pasado, al Real Ávila se le han concedido un total de 47.000 euros, de los que 45.000 corresponden al concepto de ‘profesionalización’ y 5.000 por ‘desplazamientos’. La misma o parecida cantidad han recibido los demás equipos del Grupo VIII de Tercera División, a excepción de los tres equipos filiales del Numancia, Salamanca y Mirandés, dado que no podían participar los filiales o dependientes de clubes que tomen parte en competiciones profesionales.

Según la RFEF y a efectos de valoración de la ayuda por desplazamientos, el Real Ávila es el tercer equipo que más kilómetros debe acometer en sus viajes en el Grupo VIII, concretamente 8.229, solo superado por el Atlético Bembibre (9.756,4 km.) y el Almazán (9.749,8).

En total, la RFEF ha concedido por el Programa Impulso 23 casi 16 millones de euros (15.961.900) a 337 equipos de Tercera División. No serán las únicas ayudas en esta categoría, dado que la RFEF ha puesto un nuevo programa ‘Cantera con Valores’, con fondos procedentes de la UEFA para el fomento de la cantera, la solaridad y contra el racismo, con una inyección económica adicional de 2.311.035,84 euros, que repartirá una media de cerca de 6.800 euros por club.