Ángel G. Alameda / Tras no poder disputar el partido en Salamanca con el Ribert y suspenderse por el coronavirus casi toda la jornada decimoctava, el año 2022 tampoco arranca en el Grupo VIII de Tercera RFEF para el Real Ávila en el partido que estaba programado para hoy miércoles y que recuperaba el encuentro aplazado con el líder Guijuelo. Tres casos positivos en el equipo salmantino han motivado un nuevo aplazamiento.

A 2022 el Real Ávila ha llegado situado en la quinta posición y con la vista puesta en mantenerse al final de la temporada entre los que pelearán en la fase de ascenso. Vistos los resultados obtenidos en los quince partidos jugados, el balance presenta más luces que sombras.

Los encarnados únicamente han caído en cuatro ocasiones -todas por un mínimo 1 a 0-, dos en casa ante los equipos leoneses de La Virgen del Camino y Astorga, y dos fuera en Tordesillas y Ciudad Rodrigo. Doce puntos perdidos, de los que solo los tordesillanos están por encima de la clasificación, siendo dolorosas las derrotas en el campo del colista mirobrigense y en el Adolfo Suárez ante equipos de la parte baja que pelean por no descender.

El Real Ávila ha alcanzado el año nuevo con unos resultados de 7 victorias, 4 empates y 4 derrotas. Se encuentra con 25 puntos en la zona de play off, quinto, con 21 goles anotados y solo 9 encajados, que le hacen tener la segunda mejor defensa, igualada con la Arandina y con el Guijuelo únicamente por delante.

Casi dos meses sin competir en el Adolfo Suárez

La escuadra abulense debía regresar este miércoles a la liga contra el todopoderoso líder, después de casi un mes sin competir y 53 días más tarde de su última comparecencia ante su afición. Esta vez le tocaba pelear con el más difícil, el principal favorito a quedar campeón, que después de 15 partidos es el único del grupo que está invicto, con 9 triunfos y 6 empates, el equipo segundo máximo goleador con 31 dianas y el menos goleado con 7, seis de ellas recibidas en sus desplazamientos.

Era el reto más importante para las filas de los de Borja Rubiato. Ganar suponía recortar tres puntos a los que están por encima y la mejor forma de cerrar la primera vuelta. “Creo que hemos hecho un buen trabajo estas Navidades”, señalaba el míster encarnado en la rueda de prensa previa, añadiendo que “los chicos trabajan muy bien y no va a ser una excusa el haber pasado tanto tiempo sin competición”.

Rubiato opinaba que “hay muchos alicientes para intentar hacer un buen partido. Nos enfrentamos al mejor equipo de la categoría, con jugadores de mucho talento y recorrido no solo en Tercera División sino también en Segunda División B. Les basta poquito para plantarse arriba. Tienen transiciones bestiales con su gente de arriba. Te someten muchísimo y hay que tener mucho cuidado con ellos. Durante la primera vuelta han estado compitiendo miércoles-domingo-miércoles. De su mentalidad ganadora tiene mucha culpa el entrenador”.

Inactividad que no debía afectar a los equipos

El aplazamiento de partidos de la última jornada por el coronavirus provocó que solo se jugasen dos partidos de los ocho previstos. Hecho que “a la competición le acaba afectando porque estamos en una categoría semiprofesional donde jugar entre semana no es tan sencillo”, según el entrenador del Guijuelo, Mario Sánchez, que consideraba que hubiera sido mejor retrasar el reinicio de la liga como han hecho en Galicia. No obstante, esperaba que la inactividad no afectará a los equipos porque “todos estamos en las mismas condiciones”.

Para el técnico del Guijuelo, “el Real Ávila es uno de los candidatos a todo. Me parece un equipo que tácticamente está muy bien trabajado, muy competitivo y que tiene mucha fortaleza defensiva, con un carácter especial que se lo da Borja Rubiato. Tiene uno de los mejores porteros de la competición como es Christian y jugadores de mucho talento como Javi de Mesa, Ivi, Ortolà… que pueden marcar las diferencias”.

Va a ser un partido muy complicado”, opinaba el míster del conjunto salmantino, quien reconocía que el Ávila les hizo un gran favor ganando a domicilio al Júpiter Leonés. A la capital abulense llegaban “con la máxima concentración porque sabemos que va a ser un equipo superdifícil de competir”. “Nosotros tenemos que seguir sumando de tres en tres y hacerlo en un campo complicado como el del Ávila en el primer partido que vamos a disputar en 2022 sería una noticia fantástica”.

Dada la larga permanencia del Guijuelo en Segunda División B, el Real Ávila solo ha tenido ocasión de enfrentarse con los chacineros en dos ocasiones en la ciudad amurallada en Tercera División. En la primera (2002/2003, en 2ª B) vencían los abulenses por 3-1 y en la segunda (2005/2006) empataban a dos.

En las filas visitantes militan dos exencarnados como el portero Johan y el centrocampista Peli, mientras que en las locales iban a ser novedad los tres últimos fichajes, el guardameta Moha y los medios Perrini y Valdo. El Guijuelo contaba para su visita a Ávila con toda su plantilla disponible, a excepción del delantero marroquí Achi que se recupera de una lesión.

Dos por uno

Por el precio de una entrada se podrían ver a dos grandes equipos. El Real Ávila había lanzado esta oferta para que los aficionados pudieran reencontrarse con su equipo y ver tanto al Guijuelo como a la Arandina, que será el visitante el próximo domingo 16 de enero en el Adolfo Suárez.

El apoyo del público en estos dos choques era muy importante y en caso de sumar los seis puntos en juego, se daría un buen empujón, pudiendo superar en la tabla a los de Aranda de Duero y recortar distancias con el líder.