@deportesavila / El Comité de Competición de la Federación de Castilla y León de Fútbol, entre los acuerdos adoptados en el día de ayer, ha otorgado la victoria al Bosco de Arévalo por 0-3 ante la incomparecencia el pasado domingo del Palencia Balompié, que debía disputar su primer partido en el grupo A de la Primera División Regional de Aficionados, de acuerdo con el calendario establecido recientemente tras su inclusión en la categoría por resolución del Tribunal Administrativo del Deporte de Castilla y León.

El equipo abulense viajó hasta el campo de El Otero y allí no se presentó nadie, como era de prever por la postura adoptada por el club palentino de no aceptar el calendario federativo propuesto, mostrándose contrario a competir dos días a la semana y que se inicie de nuevo la competición, aun cuando su presidente había asegurado que tenía configurada la plantilla para participar en el campeonato.

El enfado del Bosco es evidente, que una vez en el campo se encontró con que éste se encontraba cerrado y tuvieron que esperar durante hora y media en el aparcamiento. Trataron de ponerse en contacto con el Palencia Balompié, sin que nadie respondiera al teléfono.

Alrededor de 500 euros ha supuesto este fallido desplazamiento de once jugadores arevalenses más el cuerpo técnico hasta la capital palentina. Un gasto innecesario para el Bosco, pero no le quedaba más remedio que asistir sino quería verse sancionado como le ha ocurrido al rival, al que además se le descuentan tres puntos, que al tener su casillero a cero se convierten en negativos.

El triunfo obtenido por los chicos entrenados por Jordi se va a quedar en nada al no volver a comparecer el Palencia Balompié en la tarde del miércoles cuando tenía señalado el segundo encuentro en El Otero ante el Venta de Baños. La segunda incomparecencia en un partido supone la exclusión  defintiva de la categoría en aplicación de la normativa vigente.

Foto: El Norte de Castilla