@deportesavila / El último temporal de nieve y las elevadas cifras de casos de la Covid-19 han provocado que por parte del Ayuntamiento de Ávila se hayan cerrado todas las instalaciones deportivas municipales, por lo que equipos y deportistas se han tenido que buscar la vida para poder ejercitarse de cara a sus próximos compromisos competitivos de carácter nacional.

Es el caso del Real Ávila y el Diocesanos de Tercera División de fútbol, que han buscado acomodo en instalaciones cubiertas de propiedad privada, o del Ávila Sala de Segunda División femenina de fútbol sala, que ha tenido que desplazarse hasta la localidad de Cardeñosa. Alguno no ha podido siquiera llevar a cabo ninguna sesión de entrenamiento como es el caso del equipo de Liga EBA del Óbila de baloncesto, a cuatro días vista del partido que tiene que jugar en el Carlos Sastre frente al Real Valladolid.

Desde el Grupo Municipal Socialista, el concejal responsable de Cultura y Deporte, Josué Aldudo, ha puesto en el punto de mira al equipo de gobierno del ayuntamiento de la capital, al que acusa de “falta de interés y previsión” , así como “pasividad” para resolver el problema, al entender que su política “tiene al deporte en el último lugar de su lista de prioridades”, siendo el “gran damnificado”.

Tres años después de la última nevada, las instalaciones deportivas tienen que cerrar, de nuevo, sus puertas porque seguimos sin contar con un diagnóstico que ponga de manifiesto si es o no necesario intervenir en los edificios por riesgo de colapso o peligro estructural”, afirma Aldudo, quien recuerda que “en enero de 2018, los socialistas solicitamos la revisión de las instalaciones cuando nieva. Tres años después nada se ha hecho y la consecuencia es la misma: cierre de las infraestructuras amparado en el desconocimiento de la seguridad de las mismas por falta de interés”.

Las instalaciones deportivas cubiertas son muy necesarias para muchos deportistas de la ciudad que se están preparando para citas deportivas que requieren entrenamiento diario, y a los que un cierre de varias jornadas les afecta, así como a usuarios de distintos cursos que no pueden recibir sus clases”, ha dicho el edil socialista, añadiendo que “tampoco se ha actuado con previsión para limpiar las instalaciones al aire libre que están impracticables”.

A juicio de Aldudo, “no se entiende que una ciudad como Ávila, donde es más que factible que nieve en cantidades copiosas, tengamos edificios que no estén preparados o construidos teniendo en cuenta esta variable. De ahí, la necesidad de conocer la realidad de las instalaciones deportivas, además de contar con un protocolo de actuación que permita, del mismo modo, garantizar el acceso a las mismas”.