A. Goal / Todos los comienzos son duros. Y mas cuando pasas a disputar una competición de carácter oficial en la que hace tan solo unos meses militaba el primer equipo al que sirven de cantera. Es lo que le está ocurriendo al filial del Ávila Sala, que se ha estrenado este mes de diciembre en la Primera División Regional Femenina de Fútbol Sala.

Las jóvenes jugadoras a cargo de Juan Blanco y Sergio Castro han sufrido dos goleadas, resultados que no son lo más importante, dado que el objetivo del equipo es ser vivero de las mayores. Los partidos jugados han sido precisamente ante los equipos que ocupan las dos primeras posiciones en la tabla y que son veteranos en la categoría.

El Ávila Sala B debutaba en el pabellón de San Antonio frente al River Zamora, actual líder, que le vencía por 1-10, siendo Laura del Peso la autora del único tanto abulense anotado hasta el momento. El encuentro le tuvo que afrontar el conjunto local con tan solo seis jugadoras, lo que hizo que en la segunda parte el desgaste físico y la inexperiencia facilitase a las zamoranas despegar en un marcador que al descanso reflejaba un 1-3.

A Carbajosa de la Sagrada se desplazaba el cuadro de Ávila para estrenarse a domicilio ante un clásico de la regional como el San Roque, vigente segundo clasificado. En tierras charras cayó por un contundente 10-0, encajando cinco goles en cada tiempo. Para esta convocatoria ya se pudo contar con mayor número de efectivos, elevándose la cifra a nueve.

En ambos choques han podido saltar a la cancha Lucía Martín, Mónica Blanco, Esther Carrín, Paula Alonso, Laura del Peso, Guiomar San Pedro, Lydia Pérez, Beatriz Hernández y Paula García.

Hasta el 16 de enero no volverá a competir el Ávila Sala B, recibiendo al Bupolsa, equipo que hasta el momento se encuentra inédito en el campeonato al haber tenido que aplazar sus compromisos por la pandemia.