@deportesavila / Con una derrota por 0-10 ante el Atlético Benavente, el Ávila Sala B dio por concluida la temporada de su estreno en la Primera División Regional Femenina de Fútbol Sala. Un año que ha servido de experiencia a las jóvenes jugadoras del equipo de Segunda División nacional, donde los resultados deportivos no le han acompañado, terminando sin haber podido puntuar y como colista de la clasificación.

En el último partido jugado en el pabellón de San Antonio, las abulenses recibieron cuatro goles en el primer tiempo y siete en el segundo. Una elevada cifra que ha sido tónica general durante toda la campaña, habiendo encajado un total de 96 goles en 10 partidos, a una media de 9,6 por encuentro, habiendo marcado un total de 8.

Los datos son lo menos importante sino la formación de las chicas para que en un futuro inmediato -la portera Lucía ha jugado ya varos partidos con el primer equipo- sirvan de vivero de la primera plantilla que está luchando por mantener la categoría nacional que con tanto mérito obtuvo hace un año.