Eduardo y Luis G. Montil no continuarán como técnicos del Candeleda

@deportesavila / Sin haber comenzado la temporada aún -ni siquiera se ha dado a conocer el calendario por la Federación de Castilla y León de Fútbol-, uno de los equipos abulenses de la regional de aficionados, el Atlético Candeleda ha dado a conocer que el primer y segundo entrenador, Eduardo y Luis Gabriel Montil, respectivamente, no seguirán como técnicos del club por motivos que “permanecen de puertas adentro entre ambas partes”.

El Candeleda les agradece “su trabajo, dedicación y profesionalidad al frente del banquillo blanquiazul desde que se hiciesen cargo del primer equipo, al inicio del mes de junio, y les desea la mayor de las suertes”, contando con las puertas del club siempre abiertas.

Ambos han estado vinculados durante muchas temporadas al club abulense, primero como jugadores y luego en el cuerpo técnico.

Eduardo Montil comenzó en las categorías inferiores del Candeleda, debutando con 15 años en el primer equipo con el que fue dos veces campeón de la liga provincial y en una ocasión conquistó la Copa Delegación. También fue jugador del Villanueva de la Vera durante tres temporadas en la preferente extremeña, pasando una campaña con el Oropesa toledano y el Miramontes cacereño. Una vez retirado, la última temporada fue segundo de Miguel Ángel Araujo. Cuenta con un máster en dirección deportiva y está en posesión del nivel II de entrenador.

El ya ex entrenador del Atlético Candeleda, ha agradecido la oportunidad que le ha brindado, haciendo realidad un sueño como era entrenar al club de su vida. Considera que en los cuatro meses “se ha trabajado mucho por hacer el mejor equipo posible para competir con garantías”. También ha mostrado su agradecimiento a su segundo, Luis Gabriel Montil; a sus ayudantes en la preparación física, Alberto Muñoz y Sergio Sánchez; y a Miguel Ángel Araujo como entrenador de porteros. Y por supuesto la gratitud se traslada “a los jugadores que han creído en él y en su proyecto”. “Los jugadores y los entrenadores pasamos pero lo que permanece es el respeto por nuestro escudo y por nuestros socios y simpatizantes”, concluye.