@deportesavila / En la jornada de este domingo, la Cultural Deportiva Cebrereña debía en La Albuera la primera jornada del año y el comienzo de la segunda vuelta, situada en la cola de clasificación teniendo como rival a la Gimnástica Segovia que ostenta el liderato, el primero de los tres duros contrarios en una semana dado que el miércoles le visitará la Arandina y más tarde se desplazará al campo del Numancia B. Sin embargo, el partido no se va a celebrar al haberse en la Segoviana detectado dos positivos en el test de antígenos efectuado esta misma mañana, que se une al ya existente detectado el jueves pasado.

Era un duelo de extremos entre una ‘Cebre’ que solo ha ganado un partido y una ‘Sego’ que ha vencido en todos los que ha disputado. A priori se presentaba como un choque desequilibrado porque también se medían el equipo máximo goleador, el local con 31 tantos, y el menos, el visitante con 4 goles en su haber. En el top ten de artilleros del subgrupo hay cuatro futbolistas azulgranas (Del Castillo, Adeva, Javi Borrego y Álex Conde) y uno verdiblanco (David Terleira).

El caso es que ambos equipos iban a buscar la victoria por distintas motivaciones: el segoviano para afianzarse aún más en el tren de cabeza y el abulense para escapar del pozo. Mientras que el primero viene de golear al Diocesanos (0-4), el segundo llega de caer por la mínima (2-1) en el campo de la Arandina, donde mereció la victoria que se le escapa desde el 29 de noviembre del pasado año, conseguida en Almazán (1-2).



Sin haber podido entrenar en condiciones durante esta semana como consecuencia del temporal de nieve, complicado se presentaba el desplazamiento de los de Pepe García para poder empezar la remontada en 2021, aunque sus jugadores iban con la ilusión de dar la sorpresa en la ciudad del acueducto. Ya los plantaron cara en la jornada inaugural en El Mancho, en la que la Segoviana solo pudo vencer por un solitario gol de Álex Conde en el segundo tiempo.