@deportesavila / El tercer curso de la escuela de triatlón de Triávila arranca con la totalidad de sus plazas cubiertas. La actividad se ha iniciado con unas jornadas de puertas abiertas durante todo el mes de septiembre, mediante las que se ha dado a conocer la mecánica de funcionamiento de la escuela de manera gratuita por parte del entrenador Alberto Blázquez.

A partir del 1 de octubre, con la puesta en marcha de la concesión de las instalaciones municipales en el horario definitivo de invierno, comenzará el funcionamiento habitual durante todo el curso. Las instalaciones en las que se pondrá en práctica el aprendizaje de las tres disciplinas serán: la natación en la piscina Manuel Sánchez Granados de la Zona Norte, el atletismo en la pista de la Ciudad Deportiva y el ciclismo en diferentes localizaciones en función del entrenamiento a realizar, pero siempre en zonas próximas a la ciudad y en entornos seguros y cerrados al tráfico.

La planificación del trabajo a realizar este año tiene en consideración, como no podría ser de otra manera, todos los protocolos de seguridad e higiene marcados para el Covid-19, tanto por las instituciones para el uso de las instalaciones, como por el propio desarrollo de las actividades. De esta manera, los alumnos pueden adquirir todos los beneficios y conocimientos objetivo de la programación en condiciones óptimas.

Para ello, se ha dividido a los participantes en grupos reducidos de no más de 10 alumnos, siendo éstos de edades y niveles parejos, recibiendo, de este modo, una atención de mayor calidad y más personalizada. Es obligatorio el uso de mascarilla, el mantenimiento de la distancia de seguridad y la desinfección de manos, quedando reducido drásticamente el uso de material común del que dispone el club. Está terminantemente prohibido compartir material personal.

Los alumnos con los que cuenta la escuela este año están en la horquilla de edades entre los 8 y los 15 años. Únicamente hay 3 niñas, por lo que se continuará enfocando una parte del trabajo a intentar que aumente la participación femenina en las distintas actividades del club.

Triávila empieza el curso con toda la ilusión del mundo y con las máximas ganas de dar a conocer este bonito deporte y todos los beneficios que conlleva a los más pequeños, con la esperanza de que todas estas medidas y restricciones necesarias por la pandemia, podamos suprimirlas lo antes posible y volver a la normalidad.