@deportesavila / El domingo 7 de noviembre el Grupo de Montaña Almanzor organizó una de sus habituales marchas senderistas. En esta ocasión fue de Gilbuena a Medinilla, pasando por Neila de San Miguel. En ella participó Javier Hernández, cuya crónica podemos leer en el blog Las Diez y Media.

La marcha otoñal por la Sierra del Carrascal, dentro de la comarca del Alto Tormes, se desarrolló por una ruta con bellas zonas de piornos, encinas y castaños.

Después de tres kilómetros de suave ascensión, salvo la trepada final, los participantes llegaron a la cima de La Teta, un pequeño monte situado entre Gilbuena y Medinilla. Este lugar ha motivado la celebración hasta el momento de 16 ediciones de una carrera popular organizada por la Asociación Cultural La Abubilla y el Ayuntamiento de Medinilla.

En el descenso los senderistas pudieron refrescarse en La Fuentecilla, continuando por El Portechuelo, Las Eras, Valdivieso, Alto de los Collados y la Ermita de la Fuente Santa. Aquí fueron recibidos por Joaquín Sánchez, un vecino de Medinilla que contó algunos aspectos de su historia, subiendo al campanario. De ahí a Neila de San Miguel, localidad donde vieron otro campanario, el de su iglesia, con numerosos escalones.

Tras las visitas anteriores, la marcha transcurrió por un castañar, antes de llegar al punto de destino: Medinilla, tras 16 kilómetros y cinco horas de camino. Finalizada la actividad vino el momento de recuperar fuerzas con una comida en los salones municipales.