Ismael Blázquez

“El ciclismo te enseña muchas cosas que más tarde aplicas en tu vida y en tu trabajo”

@deportesavila / Ismael Blázquez Sánchez es uno de los muchos jóvenes que han pasado por la FPD Víctor Sastre. Tiene 23 años, es de Burgohondo (Ávila) y actualmente vive en Hamburgo (Alemania), donde trabaja como ingeniero en el sector aeronáutico. 

Empecé mi andadura en el ciclismo cuando tenía 11 años junto con mi hermano Adrián. He estado corriendo durante algo más de 10 años, hasta la categoría sub23, en la Fundación Víctor Sastre (antiguamente Peña Ciclista Ángel Arroyo)”, nos cuenta Blázquez desde Hamburgo.

Ismael le está muy agradecido al ciclismo. “Gracias a este deporte he conocido muchos lugares de toda España, ya que cada fin de semana íbamos a correr a un lugar distinto. También me ha dado la oportunidad de conocer mucha gente y hacer buenos amigos. Aunque ya haga años que no compartamos equipo, siempre que surge la ocasión de poder salir compartir unos kilómetros con alguno de mis antiguos compañeros. Es como si el tiempo no hubiera pasado. En las carreras se forja una amistad que se conserva aún con el paso de los años”, asegura.
Alejado ya de la competición, Ismael Blázquez reconoce que “el ciclismo te enseña muchas cosas que más tarde aplicas en tu vida y en tu trabajo, aunque no sigas siendo corredor. Te enseña que todo éxito se logra gracias al sacrificio,  al trabajo duro, a la responsabilidad, y que nada llega por casualidad”.
También te aporta muchos valores, como son el de la humildad, el trabajo en equipo y el respeto por el ‘rival’. Otra cosa que te aporta el ciclismo es que te enseña una vida sana y te aleja durante tu adolescencia de ambientes, comportamientos y tentaciones que no son recomendables”, añade.
Resalta Ismael la parte de formación personal que encontró en la FDP Víctor Sastre: “Gracias al acuerdo entre la Fundación y la Universidad Católica de Ávila,  tuve la posibilidad de estudiar ingeniería mecánica con una beca. Echando la vista atrás me doy cuenta que soy como soy gracias al ciclismo, a las lecciones que me ha dado y a la gente que me ha hecho conocer. Por todo ello, estoy muy agradecido a Víctor Sastre,  a Carlos Sastre, a mi director en la categoría juvenil,  Julián Grande, y a todos los que han colaborado y colaboran para que los equipos ciclistas puedan salir cada temporada a competir”.
Ismael reconoce haber aplicado las enseñanzas del ciclismo a otras facetas de su vida: “En el día a día, por poner un ejemplo, cuando en el trabajo surge una situación complicada me hago a la idea de que es como una carrera en la que los momentos malos son las subidas, pero una vez coronas el puerto, sólo queda la bajada y la esperada meta. También hay veces que a uno le toca trabajar en cosas o sitios donde no hace especial ilusión, yo me lo tomo como la labor que ha de hacer un corredor como gregario antes de convertirse en el líder de un equipo; es un paso previo necesario para formarte y coger experiencia”.
Alejado de la competición, no ha perdido el amor por el deporte y mantiene vivo el ‘gusanillo’ del ciclismo. “Actualmente no puedo montar en bici todo lo que me gustaría porque la ciudad donde vivo no es el sitio ideal para ello, aun así nunca he dejado de practicar deporte… siempre pica el gusanillo.  Cuando vuelvo a mi pueblo a pasar unos días lo primero que hago es ponerme el maillot y el culote y salir con la bici. Es una de las cosas que más echo de menos al estar lejos de casa”, reconoce.
Pese al trabajo y no disponer de mucho tiempo libre, Ismael procura estar al día de lo que acontece en el deporte de su vida. “Sigo el ciclismo profesional, aunque menos de lo que me gustaría, ya que las etapas de lunes a viernes sólo las puedo seguir por internet al llegar a casa. También sigo muy de cerca las categorías elite y sub23 para ver cómo les va a mis antiguos compañeros de equipo. Ahora gracias a internet todo es mucho más fácil. Además, siempre que tengo la oportunidad, voy a ver las carreras en directo. Estos años atrás he estado en el Tour, el Giro, La Vuelta, Milán-San Remo, Giro de Lombardía, etc.… Si me tengo que quedar con una carrera elegiría el Giro de 2011, donde tuve la oportunidad de estar en la última contrarreloj de Milán con Carlos Sastre y su familia y fue una experiencia muy bonita”, concluye Ismael Blázquez.

iwsrcplus=»http://codenew.impresionesweb.com/r/banner_iw.php?idrotador=100986&tamano=468×60&lgid=»+((new Date()).getTime() % 2147483648) + Math.random(); document.write(«»);