Asamblea General de la Federación de Caza de Castilla y León
@deportesavila / La capital abulense ha sido la sede de la Asamblea General de la Federación de Caza de Castilla y León y la Fiesta de la Caza en la que reconoce a los mejores de la temporada.

El presidente de la Federación, Santiago Iturmendi, ha atribuido el descenso de cazadores a la crisis económica y a una falta de relevo generacional. En Castilla y León la disminución de escopetas ha sido de 70.000, bajando de 170.000 a 70.000. De éstos tan sólo 16.000 se encuentran federados, 6.000 menos que hace diez años.
Para Iturmendi la caza está mal vista por la sociedad, achacando a algunos medios de comunicación el hacer demagogia con esta actividad. Sin embargo, en su opinión se trata de un elemento regulador de la población de caza, que ve como las bajas de los viejos cazadores no son cubiertas por los jóvenes.
El máximo responsable federativo en la región estima que además han contribuido a la disminución de cazadores la escasez de piezas, el abandono del medio rural y los altos precios de las licencias y permisos de armas, sin olvidar los movimientos sociales que se oponen a la práctica de la actividad cinegética.
Asimismo, Santiago Iturmendi ha puesto de manifiesto la ausencia de relaciones entre la Federación de Castilla y León y la Federación Española de Caza, motivada por la repetición de las elecciones de 2012 por mandato judicial.
Finalizada la Asamblea General se procedió a efectuar diversos reconocimientos en la Fiesta de la Caza, una gala anual en la que entre otros fueron distinguidos Gregorio Blázquez y Ángel Pérez, por su dedicación a la Delegación Provincial de Ávila; el Club Deportivo de Cazadores Abulenses, por ser el más antiguo de la provincia, así como a su presidente, Manuel Cardo, por la promoción de la caza.