@deportesavila / El Polideportivo Casa Social Católica y el Club Deportivo Zona Norte han decidido no regresar al ejercicio de su actividad deportiva hasta que “la Junta de Castilla y León permita la realización de entrenamientos con contacto”.

En un extenso comunicado conjunto de los dos clubes abulenses, exponen las razones que les han llevado a adoptar esta decisión, aun cuando siguen trabajando y tienen todo preparado y planificado para volver de forma ordenada cuando sea posible. La postura mantenida por ambos clubes surge “ante la inminente autorización por parte del Ayuntamiento de la utilización de las instalaciones municipales y el regreso a la actividad de otros clubes deportivos”.

Recuerdan que el pasado 1 de octubre se mantuvo una reunión en la Concejalía de Deportes entre el Ayuntamiento de Ávila y los clubes, donde se decidió que prevaleciendo los criterios sanitarios no se iniciaría la actividad de los equipos de fútbol, salvo los de aquellos en que estaba permitido el entrenamiento con contacto, como es el caso de las categorías regionales, comenzando en octubre la del primer equipo juvenil de la Zona Norte y el femenino de la Casa Social. El arranque estaba justificado por la autorización que estas categorías concedió la Junta de Castilla y León para entrenar con contacto e iniciar la competición.

Desde entonces y hasta el día de hoy no ha habido “una sola decisión de la Dirección General de Deportes ni de la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León que nos hiciera cambiar de opinión, más bien al contrario, ya que posteriormente se estableció toque de queda”, además de cierre perimetral y restricciones y cierres en algunos sectores como la hostelería, cines, gimnasios, etc. Con estas medidas se retrasaba sine die -hasta la fase sanitaria 2- “la autorización para iniciar lo entrenamientos con contacto y la competición, cuyo inicio estaba previsto para el día 1 y 14 de enero, respectivamente”.

Solo es posible entrenamientos sin contacto

Señalan Zona Norte y Casa Social que en estos momentos la única actividad permitida es la misma que el 1 de octubre, es decir, “la realización de entrenamientos individuales (acondicionamiento físico, técnica individual), entrenamientos sin contacto y siempre que la instalación que se vaya a utilizar esté debidamente acondicionada para su uso, en aquella parte que es competencia exclusiva del propietario de la instalación”.

Por lo tanto, no se pueden realizar ni la competición, ni los entrenamientos plenos con contacto físico ni los partidos amistosos de preparación, más allá de aquellas categorías en la que, por haberse aprobado determinadas situaciones de excepcionalidad, se ha permitido que iniciaran las competiciones”.

Tanto Casa Social como Zona Norte no entienden que haya fútbol sin contacto físico. “Cualquiera que haya jugado una sola vez sabe que es completamente imposible realizar entrenamientos de fútbol, de forma continuada en el tiempo, sin que haya el más mínimo contacto físico y manteniendo permanentemente la distancia de seguridad entre los jugadores”. Se podría llamar ‘tecnificación’ y sería una forma de disfrazarlo porque “nada tiene que ver con los entrenamientos normalizados”, sino un complemento de los mismos.

No hay fecha de inicio de las competiciones

Sí comprenden que “hubiera un horizonte temporal para el inicio de las competiciones”, empezando “con una toma de contacto de acondicionamiento físico para paulatinamente ir introduciendo el entrenamiento con contacto, pero a día de hoy no hay ninguna certeza de que las competiciones se vayan a celebrar y mucho menos de una posible fecha de inicio de las mismas, ya que el compromiso de la FCYL es avisar a los clubes al menos con un mes de antelación, algo que de momento no se vislumbra”.

Son conscientes de que se han “iniciado actividades de forma unilateral, no respetando el acuerdo con el resto de los clubes e incluso de que se están realizando entrenamientos que no respetan las restricciones establecidas por la Junta de Castilla y León”, lo que “puede llevar a equívocos sobre lo que está permitido y lo que no e incluso que haya quien no comparta nuestra postura”.

Entienden que haya algunas categorías que pueden entrenar y competir con contacto, justificándolo que “si no se pone el límite en algún sitio, no existiría ninguna restricción. Del mismo modo que se limitan los aforos en muchas actividades, es entendible que si se limita el número de equipos que están entrenando con contacto es menor el riesgo de brotes. Y si la Junta de Castilla y León ha decidido no permitir de momento los entrenamientos con contacto y la competición, entendemos que no es por capricho sino basado en unos rigurosos criterios sanitarios”.

Finalmente, consideran que si se sumasen “a la ola del regreso a la actividad”, supondría olvidar que “cada vez que se relajan las medidas hay repuntes en los contagios” que suelen derivar en nuevas restricciones. Por responsabilidad y solidaridad no quieren colaborar con una nueva ola de contagios.