Juan Pérez / Desde Estados Unidos, hasta Hong Kong, pasando por Irak y más de una quincena de equipos españoles, Borja Rubiato aterriza en el Real Ávila, equipo de la capital de su pueblo, Santa María del Tiétar , para cambiar el rumbo de un renovado Real Ávila con aspiraciones de playoffs y, por qué no, de ascenso a la categoría de bronce con un delantero estrella y de gran experiencia, aspecto que tratará de enseñar también, con su otra labor en el club, la de director de cantera. 

¿Cómo se encuentra tras el fichaje? 

Después de ascender en el Zamora, he conseguido un reto que se me estaba resistiendo en los últimos años con la Arandina. Cuando acabé los playoffs firmé con el equipo, puedo decir de mi tierra, ya que mi madre es de Santa María del Tiétar y muy feliz. 

¿Qué espera de esta nueva etapa? 

Ya lo dije el día de mi presentación, es el reto más difícil de mi carrera ya que es un club que lleva muchos años sin estar en playoffs, con mucha historia y potencial pero que creo que ahora no atraviesa por su mejor momento. Debemos dar una vuelta de tuerca y cambiar esa dinámica para empezar a consolidar un proyecto para que mínimo, optemos cada año a meternos en playoffs y tengamos esa obligación.  

Dijo en la rueda de prensa que el Zamora le ofreció seguir, ¿por qué decidió venir al Real Ávila y no seguir un proyecto en 2ª división B? 

Ya en diciembre tuve una conversación con el entrenador en la que le dije que lo más probable era que no fuese a seguir ya que tenía a mis padres en Ávila y quería estar con ellos. A raíz de ahí, tuve una charla con el director deportivo y le transmití lo mismo, me dio las gracias por los servicios prestados y en ningún momento me planteé quedarme tras el playoff porque ya había dado mi palabra al Real Ávila y eso está por encima de todo. También es cierto que me hubiese gustado jugar otro año en segunda división B porque creo que si el Zamora acierta con los fichajes que tiene que hacer puede ser un equipo muy interesante en la categoría y me haría ilusión volver a jugar en segunda división B, como te digo, aunque para eso estoy aquí en el Ávila, para poder jugar alguna vez con este equipo. 

Además, tenemos que elevar la exigencia respecto a los últimos años, tenemos que exigirnos para estar a final de temporada entre los cuatro primeros clasificados. Hay, sin duda, buenos jugadores, pero hay una mentalidad que cambiar, esa mentalidad es la que tenemos que potenciar 

¿Qué va a aportar al Real Ávila? 

Como jugador, espero transmitir toda mi sabiduría, mi experiencia, estar al servicio del equipo para lo que necesite, intentar servir de ejemplo para los chicos más jóvenes y darles consejos durante la temporada para conseguir los objetivos grupales.  

¿Qué cree que la ha faltado al Real Ávila estos años que no ha podido llegar a posiciones de playoffs? 

No te sabría decir porque no he estado dentro de ese vestuario, pero, lo que he visualizado desde Aranda o desde Zamora es que no conseguía encadenar rachas o resultados positivos. Este año, sin ir más lejos, ganaba a los equipos de arriba y luego iba a otros campos o recibía rivales más asequibles y se dejaba puntos. Esta liga si tiene algo importante es que tienes que puntuar, y si puede ser de tres en tres con los rivales de mitad de tabla hacia abajo. Luego jugársela a cara de perro con los equipos de arriba, algo que sí han demostrado los jugadores de Real Ávila que tienen talento para hacer. Esa mentalidad de ir a cada campo da igual el rival es la clave, aunque a todos nos guste jugar en el campo del Zamora ya que juegas en un estadio, juegas contra el líder, etc. Esa motivación hay que cambiarla para ir a ganar a todos los campos y poner todo para que la victoria llegué. 

¿Qué espera de esta nueva temporada? 

Soy de la opinión de que, en este grupo, tienes que saber a dónde vas cada domingo. No puedes jugar igual en el campo del Zamora que en el campo de la Cebrereña, es un ejemplo muy extremo, pero si tanto el míster como los jugadores sabemos cada semana a qué rival nos vamos a enfrentar, cómo es el campo, qué dimensiones tiene, etcétera eso es clave. Si nosotros sabemos bien dónde vamos, qué tenemos que hacer y buscamos esa motivación para llevarnos los tres puntos creo que es algo importante para el devenir de la competición. 

¿Qué equipos cree que van a luchar por la liga? 

Creo que este año por cómo va a ser la competición va a haber menos margen de error que cualquier otro año. Los equipos que veo más fuerte son, por ejemplo, por presupuesto, por jugadores, por entidad en nuestro grupo a Burgos Promesas que se ha unido con el Burgos y va a tener buenos jugadores, La Arandina que sigue el mismo entrenador y hará un equipo rocoso seguro como los años anteriores, La Gimnástica Segoviana creo que también estará arriba ya que están firmando bien y han renovado al entrenador, un técnico que se ha adaptado a la categoría mucho, empezó jugando un futbol de elaboración y ahora es mucho más práctico y le ha dado buen resultado, también nosotros nos meto en el saco porque podemos estar arriba y es lo que intentaremos. Puede ser que Numancia B también, más el Astorga del otro grupo, Bembibre creo que está firmando buenos jugadores y quizás Cristo Atlético, entre esos equipos estará las plazas de arriba. Se meterá alguna sorpresa, pero sobre el papel esos son los equipos que deben estar arriba. 

No solo viene a jugar, es el director de cantera, ¿cuál es el proyecto en la cantera? 

La idea es cambiar varias cosas en la estructura de la cantera, hacer cosas nuevas que no se están haciendo y dar estabilidad en entrenamientos, material, instalaciones. Dotar a los chicos de la cantera del Real Ávila del máximo de herramientas, las mejores dentro de nuestras posibilidades para que desarrollen todo su potencial de la mejor manera posible. Lo primero es formar a personas y luego que los chicos evolucionen y que en el futuro puedan ser jugadores de canteras importantes, eso sería muy satisfactorio para nosotros. El camino va a ser largo, el primer año se va a ver un cambio brutal pero este proyecto de la cantera es de medio y largo plazo. 

Usted mismo lo ha denominado su propio “Last Dance”, ¿son estos sus últimos años de fútbol? 

A nivel profesional creo que sí. Aguanto bien los partidos, pero no soy un futbolista muy talentoso que pueda estar parado en el campo y valerme de mi talento, mi juego se basa mucho en el físico por lo que, si el físico no acompaña por la edad, es difícil. Lo que veo estos últimos años es que no recupero tan bien de un partido a otro como cuando era más joven. Luego me encuentro bien en el campo, habré perdido velocidad, no aguantaré los partidos como antes, pero soy una persona coherente y, si el día de mañana, dentro de uno, dos o tres años veo que no puedo dar más de mí, me retiraré. Lo que es seguro es que lo haré en el Ávila, he rechazado varias ofertas porque quiero acabar aquí cerca de mi familia.