Partido celebrado el sábado por la mañana en San Antonio entre las chicas del cadete femenino de la Escuela Municipal y el Cuatro Rayas de Valladolid, que cayó del lado local por 21-20.

El equipo abulense salió al campo conocedor de que la victoria estaba en sus manos. Esto se tradujo en un nerviosismo impropio de las jugadoras que se bloqueaban en ataque, incapaces de atacar con paciencia la defensa 3:3 de Cuatro Rayas cometiendo numerosas pérdidas de balón como si éste les quemara en las manos.
El equipo estaba más cómodo en defensa, presionando al rival en todo el campo, lo que dio confianza a las chicas que poco a poco fueron cogiendo el aire del partido. Al descanso 8-10 abajo y todo por decidir.
Las abulenses dejaron los nervios en el vestuario y salieron con la idea de que el triunfo se iba a quedar en casa. Una defensa asfixiante durante los cinco primeros minutos hizo que se pusieran por primera vez por delante en el marcador aunque Cuatro Rayas no había dicho su última palabra y durante los veinte minutos siguientes el equipo pucelano jugó un balonmano eléctrico, con una circulación muy fluida que hacía mucho daño en defensa al equipo local.
A falta de tres minutos el equipo abulense volvía a estar dos goles abajo. Dos buenas defensas y dos muy buenos ataques pusieron al conjunto de Ávila empatado a veinte goles con Cuatro Rayas, a falta de solo 50 segundos y con la posesión de balón, un gol de las chicas locales culminó la remontada.
Los responsables del equipo cadete femenino manifiestan “que estamos orgullosos de todas las chicas, de lo unidas que están y de lo bien que representan el espíritu deportivo, porque esto no deja de ser un juego, disfrutan con ello y a algunas personas hacen la vida un poquito más feliz”.
Al mismo tiempo quieren “desear a todas las personas que componen el deporte abulense unas Felices Fiestas y en especial a toda la gente que compone el balonmano”.