24-27. El Balonmano Ávila pierde ante la Universidad de Burgos
Encuentro BM Ávila-Universidad de Burgos
El equipo del Balonmano Ávila 7 Metros estuvo a punto de conseguir su primer triunfo de la temporada, pero le faltó la suerte necesaria, cayendo por tan sólo tres goles en el duelo que le enfrentó en la tarde de hoy al conjunto de la Universidad de Burgos, al que nunca perdió la cara, aunque pagó caro sus puntuales despistes de la segunda mitad.

Partido igualado el vivido en el pabellón de San Antonio ante medio centenar de espectadores. Con intensidad, coraje y sin demasiadas fisuras, los chicos de Marco Antonio Rufes estuvieron por delante en el marcador durante los primeros cinco minutos, tras inaugurar el electrónico Álvaro Martín, el principal estilete de los abulenses. Sin embargo, lograrían el empate a tres los burgaleses cuando se acababa de rebasar el minuto 9 para ponerse después por delante con un solitario gol de diferencia, ventaja que se sucedía con las igualadas para llegar al descanso uno arriba para el equipo visitante (11-12), habiendo tenido en última instancia Álvaro la oportunidad de equilibrar el partido pero su lanzamiento de penalti se lo paró el meta burgalés.
Pese a que Balonmano Ávila disponía de mayor variedad de banquillo –la Universidad de Burgos se presentó en la capital abulense con tan sólo diez jugadores- el equipo contrario aguantó bien el segundo tiempo, que empezaba bien para los de Ávila, primero empatando Raúl Jimeno a 12 , después efectuando Borja una buena parada y finalmente anotando Álvaro el 13-12. La Universidad de Burgos cortó la posible sangría en su contra y aprovechándose de la superioridad numérica sobre la cancha, con dos jugadores locales excluidos por dos minutos, remontaron a 13-14. La reacción abulense no se hizo esperar y Juan Aldea empataba a 14. Apretado resultado que apenas variaba hasta que los errores defensivos colocaron un 15-18 a favor del contrario. Ello obligó a que el técnico local pidiera un tiempo muerto que dio resultado hasta igualar a 18.
La pareja arbitral expulsó a Rafa por dos minutos por cometer un penalti. Su ejecución no la desaprovecharon los universitarios para ponerse por delante otra vez e incluso aumentar la ventaja a tres tantos, siendo su jugador número 7 un auténtico castigo para la portería de Borja, que veía como el peligro le llegaba por su flanco izquierdo. La Universidad de Burgos se quedó con cinco sobre la pista por exclusión de dos jugadores. Esta circunstancia no la aprovechó el Balonmano Ávila, que en los momentos decisivos y cuando necesitaba remontar tres goles para intentar el empate vio como uno de sus mejores hombres, Álvaro Martín, tenía que salir de la cancha con dos minutos de expulsión por protestar. Ahí murieron las últimas opciones de lograr el estreno en el casillero de triunfos.
Parciales cada cinco minutos: 3-1, 4-3, 6-7, 11-11, 11-12 (descanso), 13-12, 14-15, 16-18, 20-22, 23-24 y 24-27 (final).