Partido muy igualado el disputado en la mañana del domingo, donde las chicas del cadete femenino de la Escuela Municipal de Ávila de balonmano perdieron por pequeños detalles pese al gran trabajo realizado durante todo el encuentro por el equipo abulense.

El choque comenzó con defensas muy sólidas en los dos conjuntos y una circulación de balón muy lenta lo que propició que el marcador no se moviera hasta el minuto 6; a partir de ese momento la intensidad de las defensas también contagió a los ataques, haciendo que el partido fuera todo pasión, en el que cada jugada era una bellísima batalla.
El marcador en el minuto 15 señalaba un 2-3, que demostraba la entrega de ambos equipos, pero dos exclusiones del cuadro local hicieron que se produjera un distanciamiento en el marcador, y pese a los esfuerzos del equipo se llegara al descanso con un resultado de 6-10.
El paso por los vestuarios trajo nuevos ánimos al equipo abulense que a los 9 minutos se ponía a un gol de diferencia, pero incomprensiblemente se vio azotado por las decisiones arbitrales que decidieron castigar la intensidad del conjunto local, cosa que nunca sucedió hacia el equipo rival. A partir de ese momento el partido se volvió hacia el lado visitante, ya que los cuatro minutos en inferioridad hicieron que la diferencia se fuera a 5 goles.
El resto del encuentro fue un quiero y no puedo. Ya no había mucho por lo que luchar, simplemente por mantener el orgullo y amor propio que demuestran las chicas cada día que salen a la pista y hacen que su evolución sea muy notoria partido tras partido.
Para terminar nos gustaría destacar lo orgullosos que están los entrenadores de las chicas y desear que todo el mundo sea justo con el esfuerzo de las once gladiadoras que salen al campo.