Jugadores del BM Ávila durante la pasada temporada que se quedan sin competir

A. Goal / Día triste para el deporte abulense. Los equipos masculinos del Balonmano Ávila 7 Metros en la Segunda División y en la autonómica juvenil no saldrán a competir en la temporada que empieza el próximo sábado. Las dificultades para encontrar patrocinadores que cubrieran con su aportación el presupuesto necesario para afrontar con unas mínimas garantías la competición, han motivado “la difícil y dura decisión” de retirar a dichos equipos a cinco días del comienzo de los respectivos campeonatos.

La trayectoria a la baja parece no tocar fondo en nuestro deporte, que además de ver como las empresas y entidades privadas cierran las puertas a los clubes deportivos, las instituciones públicas reducen drásticamente las subvenciones y ayudas. En el caso que nos ocupa, un millón de pesetas de las antiguas pesetas, unos 6.000 euros, era la cantidad que necesitaba el Balonmano Ávila para sacar adelante dos equipos formados íntegramente por jóvenes chavales abulenses, muy ilusionados en practicar su deporte favorito.

Nos consta que a la puerta del Ayuntamiento de Ávila ha llamado en varias ocasiones el Balonmano Ávila, primero con la antigua responsable de la concejalía de Deportes, Patricia Rodríguez, y ahora, a través del nuevo edil del ramo, Miguel Ángel Abad. De la primera la respuesta recibida fue la reducción de un 33 por ciento de la ayuda anual, medida que afectó al resto de clubes deportivos y que ha puesto en el filo de la navaja la supervivencia de éstos. Del segundo, aunque les ha recibido tres veces, todavía no les ha dado ninguna solución de la posible subvención a otorgar.

Ciertamente, una de las misiones que tiene el Ayuntamiento es la promoción del deporte. Así lo establece la vigente Ley de Bases de Régimen Local. En el caso que nos ocupa, posiblemente si hubiera prestado apoyo y apostado por el grupo de jugadores del Balonmano Ávila –repetimos, todos jóvenes abulenses–, casi con seguridad ahora no estaríamos hablando de cómo se pierden ocho años de trabajo, que han servido para recuperar un deporte que estaba desaparecido en la ciudad a nivel competitivo federado y que ha dado otra opción más de práctica deportiva. La importante y desinteresada labor realizada por un grupo de personas encabezado por José Jiménez Fraile y Marco Antonio Rufes, se va desgraciadamente al traste si en las próximas horas no surge un milagro.

Del balonmano federado quedarán únicamente los equipos de la Escuela Municipal, que a diferencia del resto de los deportes, donde la gestionan clubes deportivos, en el balonmano es su Delegación Provincial quien se ocupa de ella. Lo lógico hubiera sido que el Balonmano Ávila dispusiera en su estructura de esa Escuela para trabajar con una planificación coordinada desde la base, con el objetivo de que los chicos abulenses tuvieran en su punto de mira el jugar en el primer equipo. Ahora, una vez que finalicen su etapa como cadetes, tendrán que cambiarse de deporte o ir a practicarlo fuera de la provincia en una nueva sangría de abulenses fuera de su tierra.

La desilusión y la frustración son sentimientos que actualmente envuelven al club estos días, ya que después de ocho años consecutivos participando y compartiendo de este deporte con todos vosotros, se nos hace muy difícil decir ‘adiós’, aunque ojalá sea un ‘hasta luego’”, dicen desde el Balonmano Ávila, que comprenden “el daño y trastorno que producimos en la competición a falta de cinco días para su inicio, pero hemos querido agotar hasta el último momento las pocas esperanzas e ilusiones que teníamos depositas en nuestra continuidad, aunque hayan sido baldías. Aprovechamos para pedir nuestras más sinceras disculpas a la Federación de Balonmano de Castilla y León y a todos los clubes participantes”.

Para explicar con mayor amplitud las razones de la retirada del Balonmano Ávila 7 Metros, el club ha convocado para mañana miércoles 28 de septiembre una rueda de prensa en el pabellón de San Antonio.