@deportesavila / La provincia de Ávila volvió a ser protagonista de la séptima edición de The Good Non Stop Madrid-Tajo Internacional-Lisboa by MRW disputada del 20 al 22 de septiembre por más de 770 kilómetros de pistas y senderos forestales entre la localidad madrileña de Las Rozas y la villa portuguesa de Alenquer, sin paradas, por relevos y con un tiempo máximo de 55 horas para cubrir la distancia.

Dos localidades abulenses albergaron una vez más, dos de las estaciones de hidratación. Fue el caso de Burgohondo (foto superior), la tercera del recorrido después de Robledo de Chavela, y Navalperal de Tormes, la cuarta en el camino de los corredores, que tenía como destino la localidad cacereña de Navaconcejo.

Además, cinco fueron los equipos de Ávila participantes en la edición 2019 de la Non Stop Madrid-Lisboa. Tres llevaban el nombre de Navalperal de Tormes y dos representaban a Burgohondo: Burgohondo a Fondo-Llamarrueda y Too Energy: 100% Origen Natural.

El cuarteto Galletas Gullón Mountain Bike Competition, de Aguilar de Campoo (Palencia), formado por los ciclistas Rubén López, Ángel de Julián, David Cueto y Javier Urbón, se hizo con la victoria absoluta en un tiempo de 33 horas, 25 minutos y 43 minutos.

Burgohondo a Fondo concluyó en el puesto 25º, siendo el primero de la clasificación entre los equipos mixtos de 4, registrando 37:24:36. Lo integraban Ana Martín, Raúl García, Alberto González y Malianin Nayem.

Por su parte, Too Energy finalizaba el 154º. Fue un equipo masculino de 4 que formaron Alfonso Santos, Víctor García, Marcos Moreno y Joaquín Calderón, quienes sumaron un crono de 48:13:46.

A su vez, Navalperal de Tormes 3, Navalperal de Tormes 2 y Navalperal de Tormes, terminaban en las posiciones 248, 249 y 250, respectivamente, con unos tiempos de 51:28:33, 51:28:35 y 51:28:37. Cada uno de estos equipos eran dúos. El número 3 tenía carácter masculino y contaba con Juanlu Jiménez y Jesús González, el número 2 era mixto con Cristina González y Carlos Rodríguez, y Navalperal de Tormes fue masculino con Ricardo Rosado y Marcos Coronado.

La prueba tuvo la cifra más alta de participantes, casi 1.000 ciclistas y 322 equipos. Pedalearon durante tres jornadas, día y noche, soportando unas duras condiciones meteorológicas, con lluvias intensas, viento y temperaturas inusualmente bajas de hasta 8 grados. Además, tuvieron que enfrentarse a varios problemas para completar la carrera, como los pinchazos, que fueron frecuentes, o el barro producido por las incesantes lluvias.