Álvaro Rodríguez y Pilar Álvarez vencen en la carrera competitiva de una prueba solidaria que contó con 200 participantes

Llegada a la meta del ganador, Álvaro Rodríguez
@deportesavila / Con el nombre de “Una carrera con vista para Lucía”, unas 200 personas participaron este domingo en dos pruebas, una competitiva de 5,6 kilómetros que contó con más de un centenar de corredores, y otra de 1,7 kilómetros destinada a las familias que podían hacer el recorrido a pie. El motivo era recaudar fondos para la niña residente en Arévalo que padece la enfermedad amaurosis congénita de Leber. La protagonista y sus padres estuvieron presentes en la prueba.

El triunfo correspondió al corredor abulense Álvaro Rodríguez, que acreditó un tiempo de 20’03” después de dar dos vueltas a un circuito con salida y llegada en la Plaza de Santa Teresa, con descenso por el adoquinado de la Ronda Vieja y la dura ascensión de la Cuesta del Hospital Viejo. El segundo atleta en cruzar la línea de meta fue otro abulense, Jesús Alberto Fernández Cecilia, perteneciente a Solorunners, a 32 segundos, mientras que el tercer puesto se lo llevó José Alejandro García, del Puente de Romanillos, a 36 segundos. La cuarta plaza era para otro corredor del Puente de Romanillos, Roberto Hernández, a 38 segundos, y la quinta para Pedro Nil, de Solorunners, parando el crono 51 segundos más tarde que el vencedor.
En mujeres, claro triunfo de Pilar Álvarez Barquita, del Puente de Romanillos, que ganó con un tiempo de 24’52”, seguida de Mercedes Fontán, del Triávila, a 2’25”, y de Mari Ángeles Carreño, a 6’24”. El cuarto puesto fue para Ana María Martín, a 7’07”, mientras que el quinto se lo llevaba Sonia López, a 7’54”.
Más de 87.000 euros recaudados
Ella tiene 13 meses y necesita un tratamiento en Estados Unidos contra la enfermedad Amaurosis Congénita de Leber (LCA). Muchas iniciativas solidarias han añadido pequeños apoyos que se han convertido ya en 87.000 euros, de lo que su madre, Laura Amado, muestra un agradecimiento especial.
El inicio de un tratamiento experimental se cifra en unos 100.000 euros. «Recibimos muchos apoyos y solidaridad desde todos los puntos de España«, como los sacos de tapones que recogen sus compañeros de trabajo en muchos lugares. Él trabaja en Carglass y ella está destinada en Arévalo desde hace seis años, pero ahora reside en Valladolid con una comisión temporal para hacer el seguimiento médico a la pequeña.
La enfermedad que sufre afecta a la retina, «que se atrofia y no consigue llevar la imagen al nervio óptico, para que después llegue al cerebro, por lo cual no ve«.
Ahora se encuentran a la espera de la prueba genética definitiva que certifique que se trata de la enfermedad Amaurosis Congénita de Leber (LCA), como hasta ahora han determinado los diagnósticos.
En Arévalo se han celebrado ya varias iniciativas y tras la carrera del domingo, organizada por la Asociación Unificada de Guardias Civiles y el Óbila Club Basket, esperan organizar una prueba en  Valladolid en diciembre, siempre con el lema ‘Una mirada para Lucía’.