@deportesavila / El Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León ha aprobado hoy un decreto ley de medidas urgentes y extraordinarias para el sostenimiento y reactivación de los sectores turístico y deportivo de Castilla y León frente al impacto económico y social de la COVID-19.

En el ámbito del deporte, la Consejería de Cultura y Turismo convocará ayudas directas para dotar de liquidez a las empresas del sector, con una dotación de un millón de euros, destinadas a personas o entidades titulares de instalaciones deportivas o escuelas y servicios de perfeccionamiento del deporte.

En el caso del sector deportivo, la cambiante evolución de la situación epidemiológica ha determinado la sucesiva adopción de medidas preventivas tales como limitaciones de aforo o la suspensión, durante distintos períodos, de la apertura de las instalaciones deportivas convencionales y centros deportivos para la realización de actividad física que no sea al aire libre, salvo para la práctica de la actividad deportiva oficial.

Las circunstancias anteriores han producido el cierre de centros e instalaciones y, como consecuencia de ello, la pérdida de empleo y el peligro de destrucción del tejido empresarial dedicado al deporte y a la actividad física. A ello se une el hecho de que las condiciones generadas por la pandemia han aumentado la importancia del ejercicio físico, por su contribución a la mejora de la salud y del estado emocional de las personas.

Por ello, la Consejería de Cultura y Turismo considera que debe actuarse de forma urgente para sostener el tejido deportivo castellano y leonés, creando las condiciones que permitan a los ciudadanos el acceso más amplio posible a la práctica del ejercicio físico.

En este marco, el decreto ley habilita, de forma excepcional, a la Consejería de Cultura y Turismo para la concesión de subvenciones para dotar de liquidez a personas o entidades titulares de instalaciones deportivas o escuelas y servicios de perfeccionamiento del deporte que se hayan visto afectados por las medidas preventivas para la gestión de la crisis ocasionada por la COVID-19.

Los titulares de estos establecimientos pueden ser autónomos, pequeñas o medianas empresas o microempresas.