@deportesavila / Al igual que en muchas localidades del territorio español, Casillas despidió el año con una San Silvestre, en este caso adelantada al sábado 28 de diciembre. El pueblo del Valle del Tiétar se convirtió en el escenario por el que trotaron los atletas en una carrera de 2.000 metros o caminaron los andarines mediante una marcha familiar durante 1.000 metros.

La prueba alcanzaba la quinta edición y lo hacía en un ambiente festivo. Comenzaba a las doce del mediodía por un trazado urbano en un evento que reunió deporte y diversión y donde Marcos Castrejón se llevó el premio al mejor disfraz, mientras que Vanesa Montoiro era la afortunada en el sorteo de una tablet.

Por lo que respecta a la competición, el triunfo en la carrera correspondió a Álvaro Martín. El sotillano se impuso en la línea de meta a Hugo Ríos, segundo clasificado, y a David Maqueda, tercero en el cajón.