@deportesavila / Uno de los mejores ciclistas escaladores de todos los tiempos, el abulense Julio Jiménez ‘El Relojero de Ávila’, de 87 años, ha fallecido esta madrugada en el Hospital Nuestra Señora de Sonsoles a causa de las heridas sufridas en un accidente ocurrido el martes en la calle Pintor Caprotti de la capital abulense.

Julio Jiménez fue la primera gran figura del ciclismo en Ávila, que después cedería el testigo a varias generaciones de corredores como Ángel Arroyo, José María Jiménez ‘Chava’, Francisco Mancebo o Carlos Sastre. Épica fue su rivalidad con su paisano Esteban Martín.

Durante una década, de 1959 a 1969, se mantuvo en el pelotón profesional obteniendo 29 victorias. Destacan sus actuaciones en el Tour de Francia en el que logró la segunda plaza en la general del año 1967, además de conquistar el maillot de la montaña en tres ediciones consecutivas, 1965, 1966 y 1967, ganando cinco etapas. También se adjudicó la montaña de la Vuelta a España tres años seguidos: 1963, 1964 y 1965, venciendo en tres etapas de la ronda española y en cuatro en el Giro de Italia en el que terminó cuarto en 1966. Fue dos veces campeón de España de montaña y una campeón nacional en ruta.

Las muestras de afecto y de condolencia por la pérdida de tan ilustre deportista no han dejado de sucederse desde que se ha conocido su muerte. La Diputación de Ávila ha sido una de las primeras instituciones en hacerlo afirmando que “su palmarés habla por sí solo para catalogarle como uno de los grandes de la bicicleta en unos años en que el ciclismo se forjó como deporte heróico y apasionante”. Su presidente, Carlos García, ha resaltado “su calidad humana y su compañerismo, tanto en competición como en su vida personal” y que se recordará de forma perpetua “entrenando y compitiendo por los puertos de la provincia”, señalándole como “ejemplo para las futuras generaciones de ciclistas que siempre ha dado esta tierra”.

La capilla ardiente en el Palacio de los Caprotti

La capilla ardiente de Julio Jiménez va a quedar instalada esta tarde en el Palacio de los Caprotti de la capital abulense, donde los abulenses podrán dar el último adiós al malogrado corredor. El Ayuntamiento de Ávila ha lamentado su fallecimiento, decretando dos días de luto oficial con la bandera ondeando a media asta en los edificios municipales.

El alcalde de la ciudad, Jesús Manuel Sánchez Cabrera, ha recordado que una calle de la capital lleva el nombre de Julio Jiménez, destacando su trayectoria deportiva, además de su profunda calidad humana.

Foto: Ciclismo a Fondo