Nos han educado para ganar. Pero no para convivir con la derrota. Y la vida es perder muchas veces” (Juancho Marqués)

Es evidente que alrededor del ser humano hay un montón de aspectos que generan miedo y ansiedad (véase en el auge de la cirugía plástica para “maquillar” el envejecimiento físico). Otra de las cosas que causan terror en estos tiempos que vivimos es la derrota.

La derrota es algo que genera pánico, se puede apreciar en las conversaciones a pie de calle: muy pocas personas hablan de los momentos en los que ha caído, de los suspensos o de las veces que se han presentado a determinadas pruebas y no han logrado los objetivos.

En el ámbito futbolístico, que no es ajeno a las circunstancias de la vida cotidiana de las personas, es algo que se aprecia. Desde las redes sociales los clubes de fútbol siempre ensalzan los “buenos momentos”, “las goleadas” o “las jugadas brillantes”. Pero no debemos olvidar -habría que comunicárselo a Florentino Pérez, ahora que está reconstruyendo el estadio Santiago Bernábeu- que, junto a la sala de trofeos, todos los clubes deberían dejar reservado un espacio para la sala de derrotas. Algo que puede ser novedoso e innovador.

Debutaba el Rayo Abulense en casa, con un “Santiago Sanz Arcones” lleno de familiares, amigos y de toda aquella gente que hace funcionar el fútbol abulense. Ambos equipos salieron sin una propuesta clara de fútbol: demasiado juego directo y sin capacidad para trenzar dos pases seguidos. Sobre el minuto 9 el Rayo Abulense tuvo la más clara en los pies de Nano: en un mano a mano que no logra introducir en la portería. No obstante, en el minuto 12, el Navaluenga se adelantaría en el marcador con un golazo de José Osvaldo.

El equipo local no se puso nervioso y seguía intentando poner las tablas en el marcador. Pero seguía teniendo demasiados fallos en la manera de ejercer la presión y en la salida del balón. No obstante, en una jugada en la banda izquierda llegará el empate con un gol en propia puerta de José Olvaldo en el minuto 28.

Parecía que el equipo amarillo estaba más cómodo, pero, tras una pérdida en el medio campo, Pla, en el minuto 37, cometería una falta que Víctor Calahorra se encargaría de alojar en el fondo de las redes poniendo el 1-2 para el Navaluenga. Sin embargo, el Rayo reaccionaría rápido y en el minuto 39, Romo pondría el 2-2.

La segunda parte arrancó con más de lo mismo: juego directo y búsqueda de segundas jugadas por parte de los dos equipos. El Navaluenga apenas inquietaba la portería de Gallardo. La línea defensiva del equipo de amarillo cuajó un buen partido representados en las figuras de Iosif y Romo. Pero, tras una indecisión, Gallardo comete una mano fuera del área, y, en la falta, Víctor Calahorra (hombre más destacado del partido) se encargaría de meter en la portería poniendo el 2-3 definitivo en el minuto 66. Un jarro de agua fría para el Rayo Abulense que en los últimos minutos intentó conseguir el empate y, con el pitido final del árbitro, terminó muriendo en la orilla.

Derrota del Rayo Abulense en su estreno en casa y tres puntazos que viajan a la localidad del río Alberche.

FICHA TÉCNICA

2 Popular Rayo Abulense: Gallardo, Iosif, Romo, Isma (Rubén, min. 72), Dani, Pla (Encinar, min. 60), Nano, Loren, Calleja, Guille, Jorge (Julio César, min. 53) (Mories, min. 70).

3 Navaluenga: Sergio, Álvaro (Daniel, min. 60), Mariano (Jorge, min. 45), José Osvaldo (Guillermo, min. 73), Javier (Alfonso, min. 63), José, Alberto, Vicente, Víctor, Alejandro.

Árbitros: Álvaro Muñoz, Daniel Torres, Roberto Alonso.

Estadio: Santiago Sanz Arcones (140 espectadores).