En el trullo, el sol, como hace diez años. “Eh, tú, Paolo, vente con nosotros a dar unas patadas!”. Y, en el corazón del suburbio, un partido de fútbol. (Pier Palo Pasolini)

El domingo no era un día cualquiera. La selección española de fútbol había llegado a la final de la “Europe Nation League” y se notaba en las conversaciones, sobre todo, en las redes sociales. Decía Sergi Busquets momentos antes del partido que: “Todos llevamos un seleccionador dentro”. Este era el día en que sus palabras se ponían en evidencia. Toda la “gente de fútbol” estaba expectante de la llegada de la hora del partido, los periodistas auguraban posibles alineaciones y muchos reporteros esperaban, en las puertas de los hoteles de lujo donde se hospedan los jugadores, cualquier última hora.

Resulta curioso que en la tarde soleada morañega, algo pasara desapercibido. Ajenos a todo el ruido mediático que puede producir una final de la “Europe Nation League”, sin flashes, ni focos. Aprovechando la tarde de sol, unos muchachos, cerquita del campo municipal de Arévalo daban patadas al balón sin árbitro, ni VAR, improvisando dos porterías, a su manera. Muchos de los que esperábamos a la puerta de las instalaciones municipales nos dimos cuenta que el partido de verdad se jugaba en ese rinconcillo morañego.

Partido correspondiente a la jornada 3 del campeonato liguero de la 1ª División Provincial de Aficionados de Ávila. Los dos equipos comenzaron el partido sabiendo que uno de los dos podía caer en una racha de malos resultados. Esto era evidente en los primeros compases del partido: demasiadas imprecisiones en varios jugadores de ambos equipos, véase algunas imprecisiones de Isma en los primeros minutos del partido a la hora de sacar el balón jugado por parte del Rayo.

Según pasaban los minutos ambos equipos empezaron a sentirse más cómodos. El equipo local no renunciaba a sacar el balón jugado, buscando en los últimos metros la verticalidad de Adrián y Roberto Conde. Sin embargo, en el minuto 20, Francisco Lorenzo (jugador más destacado del partido) enganchó el primer balón que se coló en la portería de Jaime, poniendo el 0-1 para el Rayo. En los minutos posteriores el equipo visitante pudo aumentar el marcador, pero una vaselina de Francisco Lorenzo se marchaba fuera. Como anécdota algún integrante del cuerpo técnico ya gritaba gol, ante la que el público local respondió con una sonora carcajada.

Llegaba el minuto 30 y no había un claro dominador del partido. Ambos equipos estaban muy igualados. Posteriormente, en un saque de banda a favor del C.D. Arévalo, Álex enganchaba una volea, estableciendo el 1-1 en el marcador. Minutos antes del descanso, una pérdida en la salida del balón del Rayo Abulense pudo suponer el 2-1, pero Roberto Conde fallaría el mano a mano contra Diego Gallardo. Finalmente, con 1-1 se llegaría al descanso.

En la segunda parte el cuerpo técnico del Rayo Abulense decidió dar paso a Jorge y Guerra buscando un mayor control del centro del campo y algo más de verticalidad en la banda. De esta manera, el equipo visitante logró controlar el partido y fruto de unos buenos minutos de juego, Francisco Lorenzo establecía el 1-2.

El equipo amarillo estaba más cómodo y físicamente estaba algo mejor, aunque no conseguía sentenciar el partido. Será en el minuto 75 cuando, un balón entre los dos centrales del C.D. Arévalo, será aprovechado por Francisco Lorenzo que, tras una larga carrera casi desde el centro del campo, pondría el 1-3 definitivo.

Victoria del C.D. Rayo Abulense que consigue sus primeros tres puntos en su estreno en la 1ª División Provincial de Aficionados de Ávila.

FICHA TÉCNICA

C.D. Popular Rayo Abulense: Gallardo, Iosif, Romo, Isma, Seco, Pla (Jorge, min. 45), Encinar (Guerra, min. 45), Loren, Julio César (Juan Carlos Mories, min. 76), Ionel (Rubén, min. 70), Guillermo.

C.D. Arévalo: Jaime, Jesús, Ángel, Mario, José Juan, Roberto Conde, Diego (Héctor Calleja, min. 75), David, Raúl Alejandro (Gustavo, min. 75), Adrián (Aitor, min. 65), Álex (Héctor, min. 53).

Árbitros: César Nieto, Rodrigo Galán y Roberto Alonso.

Estadio: Municipal de Arévalo (100 espectadores).