Ángel G. Alameda / La Cultural Deportiva Cebrereña lograba su quinto triunfo de la temporada -el segundo a domicilio- en el derbi abulense disputado en el Adolfo Suárez contra un Real Ávila sin alma, pitado sonoramente por su afición, que sigue en caída libre y que se complica la clasificación para el play off del grupo intermedio, pudiendo en el peor de los casos tener incluso que luchar por la permanencia si pierde en la última jornada de la primera fase con el Mirandés B y el Almazán gana al Bupolsa.

Los de María Hernández no supieron resolver ante una ‘Cebre’ que supo en todo momento como jugar a los locales, con un inconmensurable David Terleira como ejecutor ante la portería de Brian, autor de un hat-trick que daba la puntilla a los encarnados y que le sitúa en solitario al frente del ranking de goleadores del subgrupo B, siendo el autor de 15 de las 16 dianas marcadas por su equipo. El único gol del anfitrión lo anotaba Calderón, que estuvo en el campo tan solo un cuarto de hora porque fue expulsado por el colegiado segoviano Maté Rincón, cuya actuación fue protestada por los seguidores del Real Ávila.

El planteamiento de Pepe García le sirvió para llevarse tres merecidos puntos que le vendrán muy bien a su equipo en la siguiente fase. Sus jugadores no se vieron demasiado inquietados por los contrarios, que aunque llevaron la iniciativa durante el choque no supieron en ningún momento cómo hacer frente al colista, perdidos en el campo y sin garra para reaccionar cuando necesitaban un solo punto para ir al último encuentro con tranquilidad. Todo un despropósito y fiasco de una plantilla, supuestamente ‘galáctica’, presentada a principios de temporada para optar al ascenso, que cumplió hasta acabar 2020 ocupando el segundo puesto con 22 puntos, con cinco de ventaja sobre el tercero y que en toda la segunda vuelta, más el choque aplazado con el Mirandés B, únicamente ha sido capaz de sumar ocho, naufragando por completo en 2021.

En los primeros compases, los capitalinos comenzaron presionando a los cebrereños, forzando varios saques de esquina. Sin embargo, el ex encarnado Perdi fue el primero en disparar al marco contrario, cuyo lanzamiento se marchaba fuera. Luego era el local Borja Rubiato quien probaba fortuna con un tiro desde la frontal del área que se iba por encima del larguero.

Comienza el festival goleador de ‘Terle’

Antes de llegar al ecuador del primer tiempo, comenzaría el festival goleador de Terleira. Le hacían un penalti que el mismo se encargaba de transformar, si bien Brian llegó a tocar el balón. Era el primero de los tres tantos del capitán de la Cebrereña, que pudieron ser más porque su olfato de gol le hizo encarar la portería contraria en varias ocasiones. Como ocurrió en el minuto 34 cuando el portero del Real Ávila salvaba un mano a mano ante el pichichi que había avanzado con celeridad en un contraataque.

Casi sin tiempo para llegar al descanso, Carlos Pascual mandaba fuera el esférico, en una de las pocas ocasiones que su equipo probó a tirar durante el primer tiempo a la portería contraria.

Nada más arrancar la segunda mitad, Borja Rubiato tuvo en sus botas la posibilidad de empatar peinando con el pie la pelota que rozaba el travesaño tras haberla recibido de Manu Moreira. Era un aviso que presuponía que el Real Ávila estaba dispuesto a plantar cara. Todo lo contrario. Empezó a descomponerse aún más. Los cambios de Rubén Ramiro por Carlos Pascual y de Enbi por Sergio Ramos no solucionaron nada. Es más, la ‘Cebre’ dio un paso adelante y Terleira materializaba el 0-2 después de recibir un pase por la izquierda de Diego Pérez y controlar el balón con el pecho para batir de forma inapelable a Brian.

Con el marcador muy cuesta arriba, el Real Ávila efectuaba otro doble cambio, saliendo Cristian por Javi de Mesa y Calderón por Domingo. El delantero ecuatoriano tardaba tres minutos en meter a su equipo en el partido marcando el 1-2 al aprovechar un balón suelto en el área verdiblanca. Sin embargo, los locales en vez de apretar más, dejaron que el rival hiciera su juego y así vino el 1-3, hat-trick para Terleira rematando una pelota sin dueño tras un saque de esquina.

Las escasas intervenciones que tuvo el meta visitante, Alberto Garrosa, las supo resolver con acierto, como ocurría en el minuto 82 al meter la mano para desviar a córner un remate de cabeza de Borja Rubiato. De ahí hasta el final las ocasiones fueron para la Cebrereña, que jugó en superioridad numérica por expulsión de Calderón. En un contraataque, Guille Velayos, que había sustituido a Perdi por lesión, se adentraba velozmente en el área y allí se trompicaba cuando se encontraba solo ante Brian. A continuación, el guardameta encarnado salvaba el cuarto verdiblanco en un nuevo uno contra uno con Terleira. Poco antes del final, Grillo disparaba, casi rozando la base del poste derecho del marco del Real Ávila.

Concluía el partido con pitos para el cuadro de María Hernández, cuyos jugadores una vez más no volvían a dar la talla, y aplausos para la Cebrereña, capaz de marcar tres goles cuando en toda la temporada solo había hecho cinco a domicilio, obteniendo el mejor resultado de todos los conseguidos esta campaña con un equipo formado íntegramente por futbolistas abulenses.

FICHA TÉCNICA:

1 Real Ávila: Brian; Carlos Pascual (Rubén Ramiro, m. 55), Dani Tena, Marcos, Llorián; Domingo (Calderón, m. 70), Sergio Ramos (Enbi, m. 55); Ruba, Manu Moreira, Javi de Mesa (Cristian, m. 70); y Borja Rubiato.

3 Cebrereña: Garrosa; Garri, Ruba, Titi, Iván (Adri, m. 89); Pakato (Fer, m. 89), Grillo; Manu (Sebas, m. 76), Perdi (Guille Velayos, m. 64), Diego Pérez (Pichu, m. 76); y David Terleira.

Goles: 0-1 (David Terleira de penalti, m. 27), 0-2 (David Terleira, m. 70), 1-2 (Calderón, m. 73) y 1-3 (David Terleira, m. 75).

Árbitro: Guillermo Maté Rincón (Segovia). Mostró tarjetas amarillas a los locales Dani Tena, Llorián, Javi de Mesa y Manu Moreira, expulsando con roja directa a Calderón (m. 85). Por parte visitante amonestó a Manu.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la vigésimo primera jornada del Subgrupo B del Grupo VIII de Tercera División, disputado en el Estadio Adolfo Suárez, con asistencia de unos 700 espectadores. Antes de comenzar el partido se guardó un minuto de silencio en memoria de José María Navarro ‘Chema’, que fue futbolista tanto de la Cebrereña como del Real Ávila.