Once inicial encarnado. Foto: @RealAvilaCF

López Manrique / Empate sin goles entre el Real Ávila y Almazán, equipos que después de las tres primeras jornadas se mantienen invictos y son los dos únicos del Grupo VIII que mantienen la portería a cero. Ambos fueron incapaces de marcar y los dos terminaron con diez por expulsión de un jugador por bando, con sendos posibles penaltis no pitados por el colegiado, uno en cada área.

Le cuesta perforar la portería contraria al Real Ávila y prueba de ello es que solo ha hecho un gol en tres partidos. Volvía a repetir el cero a cero como ante la Arandina, sumando un punto que sabe a poco por las ocasiones que dispuso. Desde el principio llevó la iniciativa y controló el partido, con la intención de inaugurar el marcador cuanto antes, pero no lo consiguió porque le faltó la última jugada, como tampoco lo logró el Almazán, que agazapado atrás buscó sorprender al contraataque.

A los cinco minutos, una buena jugada de Javi de Mesa que se marcha de tres contrarios continúa con un pase a Víctor cuyo disparo se va cerca del marco defendido por Alberto. Poco después una contra del Real Ávila termina en saque de banda que lanzado por Walter como si fuera un córner es rematado por Carlos Pascual cuyo rechace lo recoge Víctor, quien no puede culminarlo en buenas condiciones.

Los locales buscaban el gol y al cuarto de hora y después de un contraataque Ivi remataba de cabeza alto, como lo hizo más tarde Víctor, muy incisivo durante la primera mitad. Reclamaron entre medias los jugadores encarnados un posible penalti cometido a Ivi en el área soriana. Luego probó suerte sin éxito Walter con un disparo lejano cuando el juego se había puesto más espeso.

La gran oportunidad del Almazán la tuvo Garcés al filo del descanso, quien solo ante Christian y en el mano a mano mandaba el esférico fuera, desperdiciando el poner a su equipo en franquicia en un momento que hubiera hecho daño psicológicamente al rival.

Un expulsado por bando en el segundo tiempo

La segunda parte estuvo marcada por el menor ritmo que imprimieron los dos equipos. A los cinco minutos de la reanudación, Javi de Mesa colocó la pelota en el segundo palo y Espada la enviaba fuera. Borja Rubiato sustituía a Juanpe por Robert con el fin de contar con mayor mordiente ofensiva y para hacer más daño en el área adnamantina. Poco después cambiaba a Espada por Juli, quien desaprovecharía una ocasión cuando se encontraba solo ante la portería.

A continuación, los locales tuvieron otra oportunidad de gol con un disparo de Ivi que se marchaba fuera por poco, tras ponérsela de dulce Robert al hueco. Ocurría en el minuto 76 y cuatro después el Real Ávila se quedaba en inferioridad numérica al recibir Llorián la segunda cartulina amarilla cuando el capitán tocaba el balón con la mano en el borde del área, reclamando los jugadores del Almazán penalti por entender que había sido dentro.

Se veía obligado a retirarse Ivi, saltando al terreno de juego Dani Tena para ajustar la defensa. Quedaban los cuatro últimos minutos y el equipo visitante era el que sufría ahora la expulsión. Se iba solo hacia el marco Robert e Iñigo le derribaba en el área. El árbitro le mostraba la roja al defensor del Almazán. No hubo más que reseñar.

En su segunda comparecencia en casa, el Real Ávila no pudo ofrecer una victoria a su afición aunque si un punto. El domingo en Palencia tendrá otra oportunidad para ganar, volver a dejar su portería a cero y aumentar el pírrico gol que lleva a favor en su casillero.

FICHA TÉCNICA:

0 Real Ávila: Christian, Tendero, Carlos Pascual, Llorián, Walter, Juanpe (Robert, m. 61), Ortolà, Ivi (Dani Tena, m. 84), Víctor (Julio Rengel, m. 84), Javi de Mesa (Jou, m. 84) y Espada (Juli, m. 69).

0 Almazán: Alberto, Iñigo, Héctor (Losi, m. 72), Plaza (Jesu, m. 79), Víctor, Dani, Checa, Khalifa, Pablo Sanz (Elvi, m. 64), Albitre y Garcés.

Árbitro: Javier Gutiérrez Garrote (Valladolid). Mostró tarjetas amarillas a los locales Javi de Mesa y Llorián, a éste en dos ocasiones, por lo que fue expulsado en el minuto 80. Expulsó con roja directa al visitante Iñigo.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la tercera jornada del Grupo VIII de Tercera División, disputado en el Estadio Adolfo Suárez, con asistencia de unos 300 espectadores. Antes de comenzar el partido se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento de un hermano del delegado del Real Ávila, Antonio Vilela.