@deportesavila / El patinador más laureado de España, Javier Fernández, recientemente retirado de la competición, ha recibido este sábado el título de hijo adoptivo de Navalacruz de donde procede su familia. La pequeña localidad abulense, de la que también asciende el futbolista Íker Casillas, ha rendido un caluroso y sentido homenaje al madrileño.

Ante un salón de plenos abarrotado, Fernández ha asegurado que las calles de Navalacruz son “las que me han visto crecer y las que me han enseñado lo grande que es la vida y eso jamás se olvida”. Ha prometido que a partir de ahora visitará con más asiduidad el que considera su pueblo porque hasta ahora lo tenía “un poco más difícil” debido a sus compromisos deportivos.

El alcalde de Navalacruz, Benigno González, ha repasado el amplio currículo de éxitos del patinador, que incluye dos campeonatos del mundo, siete campeonatos de Europa y una medalla de bronce en los Juegos Olímpicos.

Desde el balcón del Ayuntamiento Javier Fernández ha saludado y agradecido el homenaje recibido en el que han estado presentes su familia, padres, hermana y abuelos, así como el subdelegado del Gobierno, Arturo Barral, y el presidente de la Diputación, Jesús Manuel Sánchez Cabrera, quien ha anunciado que la institución provincial iniciará el expediente para la concesión de la medalla de oro de la provincia al patinador.