@deportesavila / El domingo 26 de enero se disputó en Moralzarzal, localidad de la Sierra de Madrid, la tercera prueba de la Copa de España de Mushing Tierra, donde la deportista abulense Nohelia Robles y su pero Sköll alcanzaban la segunda posición dentro de la categoría DCWV.

Durante la lluviosa jornada anterior entregaron las cartillas y recogieron los dorsales, procediendo a reconocer el circuito. “Nos gustó mucho, algo exigente y técnico, con tres o cuatro curvas bastante cerradas pero motivantes”, comenta Nohelia, añadiendo que había “muchos charcos” porque llevaba todo el día cayendo agua, “pero con temperaturas bajas y con lluvia no nos teníamos que preocupar por salir a las 13:00 de la tarde”.

Llegó el domingo y todas esas nubes y lluvia desaparecieron”, señala la abulense. La jornada era soleada y a mediodía la temperatura subía a los 8 grados aunque la sensación térmica era mayor. “Ahora si nos tenían que preocupar los charcos, ya que seguro que muchos de los perrines se refrescarían en ellos”.

Había que tomar la salida y recorrer casi 6.000 metros. El perro Sköll “como siempre un poco despistado a la hora de salir, olisqueando todo, pero a la hora del 3, 2, 1… vamos… empezamos a correr. Detrás de nosotros salía la campeona de España en DCWV. Sabíamos que sobre el kilómetro 2 nos cogerían, pero estábamos dispuestos a no dejar cogernos fácilmente”.

El primer kilómetro fue muy bueno y Nohelia y Sköll avanzaron hacia el kilómetro 2. A unos 300 metros notaron a alguien por detrás. “Estuvimos ahí a la par hasta que nos llegó la segunda curva cerrada donde Sköll se despistó dejando ya esa constancia de ir junto a nuestras rivales”. Entraron en la curva y al empezar a subir bajaron un poco el ritmo.

Una vez arriba, todavía estaban a la vista sus contrarias. “Sköll volvió a tirar fuerte y yo seguirle en cada zancada. Podíamos mantener ese ritmo y esa distancia. Nos veíamos capaces. Faltaba ver como reaccionaría Sköll en la zona de charcos, ya que se notaba bastante calor y si todo iba bien podíamos hacer un buen tiempo. Pero no fue así. El pequeño vikingo con el calor fue charco a charco, refrescándose, perdiendo de nuevo ritmo y zancada, con lo que volvimos a ceder ya bastante más distancia de nuestra rival”.

“Solo quedaba pasar esa zona y subir casi 1.500 metros más hasta llegar a meta. Así fue, después de refrescarse volvió a mirar al frente y volvimos a coger ritmo, algo más sufrido, ya que nos esperaba una última subida hasta meta. Veo la señal de 800 metros y apretamos un poco más sabiendo que casi los últimos 300 metros era bajada y cruzar la meta”, continúa su relato Nohelia, añadiendo que “la sensación en carrera no fue buena y pensábamos que no habíamos hecho muy buena carrera, en relación tiempo y distancia con otra del domingo anterior similar. Más tiempo, más cansancio y más bajadas de ritmo”.

La abulense supone que para el resto de compañeras de carrera sería igual la sensación de calor, los charcos y la distancia algo más larga de lo que normalmente corren. Siguieron adelante y apretando en todos los tramos lograron la segunda posición en la categoría DCWV.

Nohelia Robles agradece “todo el apoyo recibido, desde mis ‘compis’ del Club MusherCross Asturias, a alumnos, amigos y familia por sus ánimos durante la carrera y después de ella”.

La siguiente cita será en la cuarta y última prueba de la Copa de España que se disputará este mes de febrero en tierras burgalesas.

Fotos: Rubén Luins