Ángel G. Alameda / Nada que ver el juego del Real Ávila del primer tiempo con el de la segunda mitad, en su segundo partido de pretemporada. Un choque que tuvo dos partes claramente diferenciadas. La primera, de impecable juego del Rayo Vallecano B que se imponía claramente al conjunto anfitrión hasta el punto de colocar un claro 0-4 en el marcador. Y la segunda, con dominio encarnado, que propiciaba el empate a cuatro del resultado final.

Jonathan Prado alineaba de inicio un once mezcla casi por partes iguales de nuevos fichajes, jugadores de la temporada anterior y futbolistas a prueba, incluidos los procedentes del equipo juvenil. Esta formación fue fulminada casi hasta el descanso por los rayistas, que se mostraron muy superiores, dominando, mandando y controlando en todo momento, con un juego combinativo, rápido y vertical ante el que los abulenses eran meros espectadores y con una estructura defensiva que rompían constantemente por las bandas los de Luis Cembranos, quien alineaba como titulares hasta ocho futbolistas que la pasada temporada estaban en el División de Honor juvenil.

A los diez minutos, el visitante Alberto empezaba a golpear la portería de Johan con el 0-1, después de culminar una jugada de su equipo en el área, rematando a placer y sin demasiada oposición. Tres minutos más tarde tuvo que meter la mano el guardameta del Real Ávila para evitar que subiera el segundo, desviando a córner un disparo desde la media luna de Macías.

El segundo tanto madrileño llegaría en el minuto 19 cuando al rechazar Garretas el balón en el área chica, lo recoge un contrario y su tiro lo despeja Johan, sin poder retenerlo el dominicano. Le cae a los pies de Sergio Benito, que solo tiene que empujar para establecer el 0-2. Este mismo jugador anotaría el 0-3 a dos minutos de la media hora de juego, siendo quien pusiera la guinda a una buena jugada del Rayo Vallecano B.

Prueba del escaso o nulo peligro del Real Ávila es que hasta el minuto 31 del primer tiempo no se produjo su primera acción de peligro. Fue en un remate de cabeza de Roa tras un saque de esquina, saliendo el esférico rozando el travesaño. Pero el martillo pilón sobre la portería local de los rayistas no se paraba y en el 36 subía al marcador el 0-4, obra de Macías después de recibir un pase de Sergio Benito.

Por el duro resultado en contra de los anfitriones y por lo que se observaba en el terreno de juego, parecía deducirse que la goleada a encajar por el Ávila podría ser abultada. Sin embargo, el Rayo Vallecano B no volvería a marcar. A tres minutos del final, los de Jonathan Prado tuvieron la oportunidad de inaugurar su casillero mediante la transformación de una pena máxima. Lo lanzaba Roa ajustado al palo derecho de la meta defendida por Dani Merino y allí se estrellaba la pelota, sin aprovechar la ocasión. Menos mal que a continuación el ex rayista Rubén Ramiro rectificaba el error anterior y con un cabezazo situaba el resultado al descanso en 1-4.

Tras pasar por vestuarios, el Real Ávila cambió casi todo el equipo, conservando únicamente a dos de los que arrancaron el partido, Javi de Mesa y Kamil. El rival introducía también novedades aunque en número más reducido. La cara del cuadro abulense en la segunda mitad fue totalmente distinta, debutando el mediocentro Peli que en su posición abarcó gran parte del campo, estando presente en muchas zonas. El conjunto encarnado se hizo con la manija del choque y quien ahora defendía los tres palos encarnados, Álex, se convertía en un mero espectador.

Gracias a sacar el balón bajo palos cuando ya se colaba, el central Amando -que formaba un buen tándem en el eje defensivo con el abulense Carlos Pascual, aplaudido por la afición cuando fue sustituido- impedía el segundo tanto local, que llegaría en el minuto 53 con un lanzamiento cruzado de Javi de Mesa colocado al poste derecho, en una jugada que había iniciado el muy combativo e incisivo Issa con un pase en profundidad.

Nada que ver este Real Ávila al de la primera parte. El Rayo B se veía sometido por la acción encarnada, que daba sus frutos mediante un golazo de Juli en el minuto 75, siendo el segundo en pretemporada del ex culturalista. El incansable Issa enviaba el balón a Mayorga que daba un pase largo y medido a Juli, quien nada más recibir el balón fusilaba las redes madrileñas. Con el 3-4 se estaba cerca del empate e incluso de la remontada porque aún quedaba un cuarto de hora para el final. La igualada a cuatro definitiva vino en el minuto final a través de Mayorga.

El Real Ávila volverá a jugar en el estadio Adolfo Suárez el próximo sábado 4 de agosto, a las 20:00 horas, enfrentándose a otro equipo del grupo madrileño de Tercera División, el Atlético Pinto, que terminaba la pasada temporada en decimotercera posición.

FICHA TÉCNICA

4Real Ávila: Johan (Álex, m. 46), Marcelo (Issa, m. 46), Gato (Josito, m. 46), Garretas (Obispo, m. 46), Llorián (Oli, m. 46), Jorge García (Peli, m. 46), Rubén Ramiro (Mayorga, m. 46), Roa (Kamil, m. 46), Juli (Edu, m. 46), Mounta (Diego Ortiz, m. 46) y Javi de Mesa (Juli, m. 67).

4Rayo Vallecano B: Dani Merino, Luis Aguado, Pipe, Pascual, Amando, Algobia, Sergio Benito, Macías, David Bercedo, Alberto y Migallón. También jugaron Castro, Javi, Martínez, Igor, Arrutia, Melencio, Guerrero, Oliva, Ketu, Álvaro y Félix.

Goles: 0-1 (Alberto, m. 10), 0-2 (Sergio Benito, m. 19), 0-3 (Sergio Benito, m. 28), 0-4 (Macías, m. 36), 1-4 (Rubén Ramiro, m. 43), 2-4 (Javi de Mesa, m. 53), 3-4 (Juli, m. 75), 4-4 (Mayorga, m. 90).

Árbitro: Antonio del Bosque García, asistido en las bandas por Ismael Estévez Nieto y Nikola Alexandrov Tchepkenov. Mostró tarjeta amarilla a Oli.

Incidencias: Segundo encuentro de pretemporada del Real Ávila, disputado en el estadio Adolfo Suárez, con asistencia de unos 200 espectadores. Antes de comenzar se guardó un minuto de silencio en memoria de José Luis Jiménez del Monte ‘Joze’, incondicional aficionado encarnado y vinculado al club durante muchos años. A sus familiares se les entregó una placa, un ramo de flores y una camiseta enmarcada del Real Ávila.