@deportesavila / Después de varios meses de parón, el piloto Alberto San Segundo volvió a enfundarse el mono y los guantes para tener su primera experiencia sobre el hielo y la nieve, acudiendo a la penúltima cita de las Crèdit Andorrà-GSeries. Una prueba en la que formó parte del equipo GC Motorsport con uno de los Peugeot Proto del equipo de Joel Guerrero, que hizo posible esta participación del abulense para medirse a pilotos de la talla de Miquel Socias, campeón de las GSeries en 2018 o el mundialista Kris Meeke, habitual en el país vecino.

Esta recta final de la temporada se inició con problemas y en la jornada del sábado la falta de hielo obligó a los organizadores a retrasar el horario previsto, pasando toda la actividad al domingo. Para que todo estuviera en unas condiciones óptimas, los operarios del circuito trabajaron con maquinaria pesada y rociaron agua sobre el circuito, esperando que las bajas temperaturas nocturnas les permitieran disputar la G4 el domingo, como así fue.

Una intensa jornada que comenzó temprano, con la celebración de los entrenamientos libres en las primeras horas de luz, en los que San Segundo tomó sus primeras sensaciones con el coche y con los neumáticos de clavos, logrando el octavo mejor tiempo tras cuatro giros.

La sesión de clasificación supuso la segunda parada del día y Miquel Socias conseguía alzarse con el mejor tiempo con menos de una décima sobre Joan Font, mientras que Alberto San Segundo se tenía que conformar con el noveno crono a seis segundos de la pole. Posición que repetiría en la Super Especial GSeries, compuesta por seis vueltas a los 721 metros de trazado andorrano.

Y como broche a la jornada, la carrera final del Grupo B enfrentó a Kris Meeke, Álvaro Rodríguez, Joan Font y Alberto San Segundo, que se quedó a una vuelta de la bandera de cuadros debido a un problema con el diferencial del Peugeot Proto, perdiendo la tracción delantera.

Una nueva experiencia para San Segundo que no habría sido posible sin el respaldo de los patrocinadores y del equipo GC Motorsport, que puso a su disposición a dos mecánicos que mimaron el coche a lo largo del fin de semana, Ernest y Cristóbal.

Ahora es el turno de centrarse en la temporada de rallyes, de la que pronto habrá noticias, aunque sin perder de vista unas GSeries a las que el abulense espera poder volver para seguir haciendo manos sobre esta complicada superficie.