El Tormes se llena de quejas contra la Administración

Pancarta en puente de El Barco de Ávila
@deportesavila / Los pescadores y empresarios de turismo del Valle del Tormes, que han expresado reiteradamente su malestar por una Ley de Pesca impuesta por la Administración, Ley que no recoge la realidad de esa comarca ni la opinión fundada de sus habitantes, continúan mostrando su oposición a muchos aspectos de la misma, y a la Orden Anual publicada en el BOCyL, dos días antes de la apertura de la temporada.

Esta mañana, al salir el sol, los pocos pescadores que se han visto en el río, motivado este hecho, por el desánimo que está produciendo entre los mismos la nueva legislación, han podido observar a lo largo de todos los puentes que cruzan el Tormes desde su nacimiento hasta el Barco de Ávila, una serie de pancartas reivindicativas, con el único objetivo de hacer pensar a la Junta de Castilla y León la viabilidad de su reciente Ley de Pesca, y el daño real que puede hacer a estas tierras que llevan años apostado por el turismo rural y las actividades complementarias, un rincón castellano, con una ganadería diezmada en los últimos años por el mal de la lengua azul, con una agricultura residual de montaña, y cuyo sector servicios, los fines de semana y la afluencia turística, pueden marcar su desarrollo futuro, en un momento complicado para el medio rural como el que se está atravesando en toda la región.
Javier Rueda es el director del Hotel Real de Barco, un hotel de referencia en la cara norte de Gredos que proporciona más de 20 puestos de trabajo a la zona. Según declaraciones del director, “La Ley de Pesca tiene una incidencia en el turismo rural, afectando negativamente la ocupación en los alojamientos turísticos de la comarca como es el caso de nuestro hotel y restaurante, los cuales se verán perjudicados por una menor afluencia de reservas de aficionados a la pesca. Como consecuencia adicional y de igual manera, hay riesgo de disminución de la actividad y de los ingresos en los comercios y demás actividades vecinas”.
Esta circunstancia se ha dado en el resto de hoteles y en los establecimientos de turismo rural que abundan en la comarca, y el temor generalizado es que no suceda únicamente en la apertura, si no que se repita a lo largo de la temporada si no hay una modificación en el planteamiento de longitud y acceso a las zonas declaradas como AREC (zonas libres con acceso restringido y límite de capturas) por la Administración.
Ayer en Ávila, Ribereños de la Horcajada y Zapardiel de la Ribera, comentaban que por la ampliación de los cotos de pesca de El Lanchar y Zapardiel (zonas de acceso restringido y en las que es necesario pagar para pescar) han eliminado los tramos libres que existían en su término municipal. Muchos pescadores locales y foráneos que acudían a la zona de La Horcajada no han podido salir a pescar.
Los pescadores y empresarios del Valle del Tormes se unen a los de otras provincias de la Comunidad en una lucha de defensa de intereses contra la Junta de Castilla y León.
Han redactado un manifiesto que recoge 7 puntos a reconsiderar por la Administración, en la línea de las medidas solicitadas por las Asociaciones de Pescadores de Zamora y León.
Dicho manifiesto ya ha sido firmado por más de quinientos interesados y expone que la limitación en el acceso a los tramos perjudicará notablemente la afluencia turística de pescadores a la zona, y tendrá una repercusión negativa importante en alojamiento,  restauración y otros servicios vinculados a la actividad. Además consideran un mal importante para el desarrollo turístico de estos municipios rurales la propuesta de ARECs que se ha decidido en el Consejo Provincial de Ávila, así como la eliminación de tramos libres y como contrapartida el aumento de los cotos con muerte.

El Barco de Ávila

Bohoyo
Navacepeda de Tormes

Navalperal de Tormes
iwsrcplus=»http://codenew.impresionesweb.com/r/banner_iw.php?idrotador=100986&tamano=468×60&lgid=»+((new Date()).getTime() % 2147483648) + Math.random(); document.write(«»);