@deportesavila / En el día de ayer, martes 24 de marzo, se conocía lo que era una decisión que se esperaba antes o después. Se aplazaban tanto los Juegos Olímpicos como Paralímpicos, a celebrar durante el verano de este año en la ciudad japonesa de Tokyo, como consecuencia de la pandemia mundial del coronavirus.

Los juegos se celebrarán un año más tarde, en 2021, en fecha aún por decidir, que no podrá ser más tarde del verano. El ciclista abulense Noel Martín se encontraba con la vista puesta en participar en los Paralímpicos junto al sevillano Adolfo Bellido en la modalidad de tándem. Sería su segunda participación tras Río 2016, donde junto a Carlos González consiguió tres diplomas olímpicos, siendo 4º en ruta, 7º en pista y 8º en la crono individual.

Sobre el aplazamiento señala el corredor de El Arenal que “no tenía mucho sentido disputar unos Juegos Olímpicos. Aunque el verano se pueda competir, no iba a ser lo mismo y lo más sensato era posponerlo”, ha declarado a los micrófonos de Ser Ávila. La suspensión temporal no corta sus intenciones de tomar parte en sus segundos juegos. Porque Noel quiere estar en 2021 en Tokyo e intentar luchar por las medallas. El confinamiento obligatorio por la declaración del estado de alarma no impide que haya descartado su objetivo, aun cuando “no sabemos cuando vamos a competir. En teoría la primera semana de julio tenemos el mundial”.

Un mundial cuya celebración no está confirmada pero que en opinión del abulense “se va a hacer, en teoría para la primera semana de julio”. Allí se jugará “los últimos puntos para los juegos. Ser campeón del mundo es algo por lo que vamos a luchar y sería un recuerdo muy bonito para quitarnos el mal sabor de boca que tenemos con el virus que estamos padeciendo. Si conseguimos una medalla sería dedicada a todos los que están trabajando para que nosotros podamos estar bien”.

La situación actual imposibilita que los ciclistas puedan salir a pedalear a las carreteras. Contratiempo por el que “ahora solo cabe esperar y mantenernos activos y preparados para cuando podamos entrenar para afrontar con garantías el calendario que se diga”. Entiende el arenalo que “hay que anteponer la salud al deporte. La salud es lo primero y hay que evitar todo posible contagio. Los ciclistas somos los deportistas que menos nos podemos quejar. Somos unos privilegiados. Tenemos bicis estáticos y podemos hacer rodillo. Otro, como los nadadores, no tienen una piscina en casa”.