@deportesavila / La Real Federación Española de Fútbol (RFEF) que preside Luis Rubiales ha asumido las competencias que tenía la Federación de Castilla y León de Fútbol (FCYLF), presidida desde hace más de dos décadas por Marcelino Maté, en relación con la organización del Grupo VIII de Tercera División donde militan los equipos abulenses del Real Ávila y Cultural Deportiva Cebrereña.

Con esta decisión el ente federativo nacional pretende eludir la situación judicial que afecta a la federación autonómica y a Maté, por las decisiones del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Valladolid en relación con la medida cautelar que obliga a la inclusión en el Grupo VIII del Real Burgos, incumplida reiteradamente por la FCYL.

Mediante un comunicado remitido a todos los presidentes de clubes del Grupo VIII, además de al Juez Único de Competición, al presidente del Comité Territorial de Árbitros y a los árbitros de Tercera División, la FCYLF da cuenta de un burofax de la RFEF por el que ésta a partir de ahora “desarrollará de manera directa” y sin ninguna colaboración de la FCYLF la organización del Grupo VIII de Tercera División, cuya información ha desaparecido de la web www.fcyl.es, por mandato expreso de la RFEF, en cuya página web han de figurar el calendario y los resultados.

Una de las consecuencias de la avocación de funciones por parte de la RFEF es que las cuestiones disciplinarias que correspondían al Juez Único de Competición de la FCYLF pasan a manos del Juez de Competición y Disciplina de la RFEF, al que tendrán que enviar sus actas los árbitros y los escritos de alegaciones los clubes.