En torno a unas 4.000 personas celebraron en la capital abulense el triunfo de las española de fútbol en la Eurocopa, un acontecimiento que se vivió con alegría y mojados en agua, pese a que las temperaturas habían disminuido en la noche del domingo. Una decena de los asistentes tuvo que ser atendido por heridas leves, como consecuencia de cortes y golpes o de la explosión de petardos.

Los abulenses acudieron en masa a la Fuente del Descubrimiento del final de la calle de Nuestra Señora de Sonsoles, lugar habitual de celebración de este tipo de acontecimientos, rindiendo así su particular homenaje a ‘La Roja’. A diferencia de lo que ocurrió hace dos años, con motivo del triunfo en el Mundial de fútbol, en esta ocasión los aficionados pudieron remojarse, ya que entonces la fuente estaba seca. Camisetas y gorros de la selección española y banderas resultaron pasados por agua.
Los cánticos coreados por los celebrantes hacían alusión a “España”, “Somos los mejores” y “Campeones”, acompañados por los claxon de los vehículos.