Carlos Jiménez – Zona Mixta / La temporada futbolística ha empezado. Los equipos más representativos de la provincia han iniciado sus competiciones con todo tipo de sensaciones: buenas, regulares y malas. Todavía es pronto para ver el verdadero nivel de los clubes abulenses, pero los primeros encuentros nos pueden ir dando pistas sobre lo que nos espera este año en la Tercera División y en la Regional de Aficionados.

En categoría nacional, la Cultural Deportiva Cebrereña ha tenido un buen arranque. Si bien es cierto que en sus tres empates (Cristo Atlético, Burgos Promesas 2000 y Sporting Uxama) han dejado la sensación de poder haber sumado algún punto más en su casillero, los de Pepe García han competido de tú a tú en todos sus choques, incluso en su derrota en La Albuera ante la Gimnástica Segoviana. En el lado positivo, la facilidad con la que los verdiblancos están viendo puerta, asignatura pendiente la pasada temporada, lo que hace pensar que los de Cebreros pueden tener una campaña mucha más tranquila que sus anteriores experiencias en el Grupo VIII.
Los primeros pasos del Real Ávila en la vuelta a categoría regional han generado dudas. Una victoria, por la mínima ante el Villarcayo Nela; un empate, conseguido a última hora por el filial de la Arandina; y una derrota, por la mínima ante uno de los rivales llamados a estar arriba como es La Granja, parecen poco bagaje para un conjunto de la capital amurallada cuyo objetivo debe ser ascender o ascender.
Preocupa la falta de gol y el cansancio que el equipo ha tenido en el último tercio de los encuentros disputados en el Adolfo Suárez, además de la sensación de nerviosismo que los encarnados han mostrado en casa. Lograr dos o tres victorias consecutivas en las próximas jornadas pueden ser la mejor medicina para que los de Luis Ortega afiancen conceptos y consigan la tranquilidad necesaria para afrontar los partidos.
En el mismo grupo, el otro conjunto de la provincia que, tanto por su inicio liguero como por su plantilla, no debería pasar problemas para mantener la categoría es el Sotilllo. Los de Ismael Aguilar comenzaron la competición con una goleada por 6-0 ante el Villarcayo Nela. Luego han llegado las derrotas en Venta de Baños y el pasado fin de semana en casa ante el Burgos B, donde los del sur de la provincia merecieron mejor suerte, por lo que ambos traspiés no deben generar dudas en un conjunto que si se hace fuerte en El Teso no tendrá inconvenientes para afianzar su proyecto en Regional.
En la otra cara de la moneda encontramos a Bosco de Arévalo y Mombeltrán. Los de La Moraña pelearán un año más por lograr una permanencia que este año puede estar algo más cara que en el pasado por el aumento del nivel de los equipos. Al igual que los sotillanos, los arevalenses deben cimentar su salvación en Los Salesianos, donde ya han vencido con comodidad a El Espinar-San Rafael, e intentar sumar todo lo que puedan lejos de Arévalo, donde los de Aitor Muñoz han dado una buena imagen en sus dos salidas, que además han sido ante dos de los gallitos del grupo: Unami y Briviesca.
Por su parte, Mombeltrán no ha dejado buenas sensaciones, algo esperado por ser la primera vez que compiten en la Regional de Aficionados, donde probablemente están pagando la novatada del recién llegado. Tres derrotas, frente a Briviesca, Real Burgos y San Esteban de Gormaz, ha sido su bagaje en este inicio, donde la falta de efectivos para afrontar los choques, Ángel Robles sólo ha podido contar con doce jugadores en sus dos desplazamientos, han influido en las goleadas recibidas por los de La Villa, que suman unos números de catorce goles en contra por tan sólo uno a favor.