Real Ávila y Cebrereña comienzan la temporada jugando frente al Burgos y Ponferradina B, respectivamente

Este domingo se inicia el campeonato liguero de Tercera División con dos equipos abulenses en el grupo VIII: el Real Ávila y la Cultural y Deportiva Cebrereña que se enfrentarán al Burgos y Ponferradina B, respectivamente. Los de la capital viajan a la capital burgalesa para medirse a las 19 horas, mientras que una antes debutarán los verdiblancos ante su afición en El Mancho.

Los malos resultados de pretemporada deben quedar atrás para el Real Ávila, de quien los aficionados más optimistas esperan que pueda luchar otra vez por conseguir un puesto para la fase de ascenso. No será desde luego fácil porque la dirección técnica no ha sido capaz de completar la plantilla definitiva antes de comenzar la temporada oficial, con bajas de hombres importantes de la campaña anterior y únicamente dos refuerzos confirmados: los delanteros Emilio y Larsson. Está por ver si el equipo responderá como el último año y no es de extrañar las muchas dudas existentes a pocas horas del inicio de la competición.

El calendario ha querido que el rival de los de José Manuel Manzano sea el mismo que en el inicio de la campaña anterior y en el mismo lugar. Hace un año El Plantío vio como caían por la mínima (1-0). El Burgos es un equipo que después de haber sido campeón y quedarse con la miel en los labios del ascenso a 2ª B, presenta bastantes novedades en su plantilla con la intención de que este año no se escape subir de categoría. Cuenta con nuevo entrenador, Carlos Tornadijo, y ha fichado a los defensas César (Mérida) y Álvar Herrero (Arandina); los centrocampistas Jesús Alonso –abulense- (Real Valladolid B), Lobera (Orihuela), Javi Ramos (Extremadura) y Sergio Torres (Caravaca); y los delanteros Pablo Álvarez (Reus), Naya (Salamanca B), Hugo Salamanca (Lorca) y Guille (Toledo). Son baja por lesión y no estarán frente al Real Ávila el central Jonathan, el interior Diego Sedano y el portero Mikel Aurreko, roto en el partido copero que jugó el Burgos este miércoles en el campo del Real Unión.

El primer once del Real Ávila, a falta del entrenamiento del viernes, es una incógnita, estando tocados Roberto, David Franco y Mario. Sin estar totalmente configurada la plantilla y con jugadores a prueba, el interrogante sólo se desvelará al inicio del encuentro, en el que en principio es favorito el conjunto burgalés. No seguirá entrenando con los encarnados el centrocampista Mario Hidalgo, que retorna a la Cebrereña después de estar toda la pretemporada a prueba. Los que de momento están a las órdenes del entrenador son Félix, Yeray y Nica, como porteros; José María, Roberto, Rivas, Pablo Simón, David Franco, Cámara, Gonzalo y Toño; Nayel, Piru, Jaime, Dani y Aitor, como medios; y Emilio, Barrera, Larsson y Peña, como delanteros.

Por su parte, la Cebrereña tiene el propósito de comenzar con un triunfo su tercera campaña en la 3ª División con prácticamente los mismos jugadores que lograron el ascenso bajo la continuidad en el banquillo de Luis Ortega, que únicamente tiene la baja de Pindado. El partido frente al filial de un Segunda A como la Ponferradina B –igualmente ascendido- será toda una prueba de fuego para comprobar las posibilidades de los cebrereños de lograr el objetivo final de mantenerse en la categoría. El choque es inédito, ya que es la primera vez que se enfrentan ambos equipos.